Un instante de inspiración que valió oro

Peñarol venció 2 a 1 a Atlético Tucumán en un partido para el infarto. Jugamos muy mal pero un instante de inspiración alcanzó para dar vuelta el juego y meter tres puntazos. Necesitábamos un triunfo así, de atrás, jugando mal y con un poco de suerte.

No se puede negar que el conjunto de Ramos jugó un muy mal partido. Errores conceptuales importantes, distracciones en la marca, pases errados al compañero y muy poco ingenio a la hora de crear fútbol. La primera mitad pasó prácticamente sin pena ni gloria salvo la jugada final que tuvo a Iván Villalba como protagonista y que generó que todos los carboneros del Campeón del Siglo se agarraran la cabeza. Fueron 45 minutos iniciales chatos que terminaron con alto voltaje.

En el complemento, Peñarol se animó un poco más, pero sin ser nada del otro mundo. Sin embargo, los argentinos se pusieron arriba en el marcador. Lastimaron por el sector izquierdo de nuestra defensa, hicieron el dos contra uno, centro al área chica y cabezazo para vencer a Guruceaga. El gol cayó como un puñal y muchos comenzaron a imaginarse el peor escenario.

El Decano demostró que puede recuperarse ante la adversidad, y Lucas Hernández, ayudado por la barrera, igualó el partido. Estuvimos perdiendo apenas durante seis minutos, y el equipo evitó cualquier tipo de nerviosismo con el empate.

Inmediatamente, una enorme corrida de Gastón Rodríguez, traslado del balón, penetración en el área rival, picadita por encima de Luchetti y Mauricio Affonso que aparece por el segundo palo para puntear y desatar la locura aurinegra en una noche de Copa Libertadores para el recuerdo.

La tranquilidad nunca llegó. Pudimos haber aumentado la diferencia pero resolvimos mal. Los argentinos pudieron haber empatado, pero entre los palos y Guruceaga, el destino dijo que hoy tenía que ganar Peñarol. Y así fue, con un triunfo que costó mucho, con un Cebolla Rodríguez que aguantó la pelota, que por momentos jugó muy solo, con un Gastón Rodríguez que tiene mucho para aportar y con un Guruceaga que fue figura luego de haber recibido varias críticas por partidos anteriores.

Tras el triunfo aurinegro y la victoria de Palmeiras, ahora el Grupo 5 es liderado por los brasileños con 4 unidades, escoltados por Jorge Wilstermann y Peñarol con 3 puntos (los bolivianos tienen mejor saldo), y cierra la tabla Atlético Tucumán con 1 unidad.

La cita está pactada para el 12 de abril en San Pablo: Peñarol visitará a Palmeiras en un partido que promete mucho, y que reeditará la final de la Copa Libertadores de 1961.

Ficha del partido

PEÑAROL 2:1 ATLÉTICO TUCUMÁN

Cancha: Estadio Campeón del Siglo. 

Juez: Wilmar Roldán. Líneas: Alexander Guzmán y Cristian De La Cruz (terna de Colombia).

PEÑAROL: Gastón Guruceaga, Hernán Petryk, Iván Villalba, Ramón Arias, Lucas Hernández, Nahitan Nandez, Marcel Novick, Guzmán Pereira (67′ Diego Rossi), Cristian Rodríguez, Junior Arias (57′ Gastón Rodríguez) y Mauricio Affonso (80′ Angel Rodríguez). Director técnico: Leonardo Ramos. Suplentes: Kevin Dawson, Ronaldo Conceicao, Alex Silva y Nicolás Dibble.

ATLÉTICO TUCUMÁN: Christian Lucchetti, Pablo Rosales, Bruno Bianchi, Ignacio Canuto (64′ Enrique Meza), Fernando Evangelista, Rodrigo Aliendro, Guillermo Acosta (62′ Leandro González), Nery Leyes, David Barbona (73′ Luis Rodríguez), Cristian Menéndez y Fernando Zampedri. Director técnico: Pablo Lavallén. Suplentes: Josué Ayala, Jairo Palomino, Emanuel Molina y Favio Alvarez.

GOLES: 60′ Cristian Menéndez (AT), 66′ Lucas Hernández (P), 68′ Mauricio Affonso (P).

Tarjetas amarillas: 28′ Ramón Arias (P), 29′ Mauricio Affonso (P), 67′ Guzmán Pereira (P) y Rodrigo Aliendro (AT), 75′ Fernando Zampedri (AT), 76′ Hernán Petryk (P), 90′ Gastón Rodríguez (P).