El semillero aurinegro sigue dando frutos

Peñarol derrotó a Danubio por 2-0, con goles de Luis Acevedo y Fabricio Formiliano. Varios juveniles del club tuvieron minutos, mostrando un buen nivel. 

El aurinegro venía de una semana difícil donde consiguió un empate (frente a Progreso por el Intermedio) y una derrota (ante Fluminense por Sudamericana), y con varios cambios en el 11 habitual recibió a la franja en el Campeón del Siglo.

Se dio el debut del lateral argentino Gabriel Rojas, acompañado de la primera presentación de Rodrigo Abascal con la casaca mirasol. Matías de los Santos se posicionó en la mitad de la cancha junto a Jesús Trindade y arriba Acevedo volvió a la titularidad con Gastón Rodríguez (quien salió lesionado en la primera mitad).

Peñarol dominó el encuentro a base de ataques al arco rival. Aprovechó muy bien la velocidad de sus atacantes, pero la suerte le jugó en contra en los primeros 45′ y se fue al descanso empatando a cero.

Abascal tuvo una clara a centímetros de la línea, pero el balón no quiso entrar.

El segundo tiempo llegó de la mano con los goles, ya que a los 58′ se abrió el marcador con un tanto de Acevedo. Sin quitar el pie del acelerador llegó el segundo a los 64′ tras un cabezazo de Fabricio Formiliano (portador de la cinta de Capitán en la tarde del sábado).

Luego llegaron las variantes en el equipo. Ya había ingresado Agustín Canobbio por Gastón en la primera parte, Fabián Estoyanoff entró por Ignacio Lores que se fue muy ovacionado y el juvenil Agustín Álvarez sustituyó al otro jugador de la casa, Brian Rodríguez.

El carbonero consiguió 3 puntos muy importantes con un equipo alternativo (pensando en el partido del martes en Río de Janeiro), con los juveniles mostrando confianza y seguridad.

Próxima parada: Maracaná.