Diego Forlán: “No compartí la decisión de cesarme”


Diego Forlán habló en 100% Deporte sobre su salida de Peñarol, las decisiones tomadas en el cargo, entre otros temas.

Rendimiento del equipo: “Con Nacional con un hombre menos tuvimos la iniciativa, no fue un clásico que deslumbrara, pero estuvimos bien. Había irregularidad en los resultados, cuando me echaron, Peñarol siguió jugando y dejando puntos. Tan mal no estábamos. La inexperiencia, malos resultados y traída de jugadores son los puntos de los que hablan. Todo tiene un porqué, es bueno reflexionar. Que yo no transmitía es un verso, hay partidos que uno transmite más que otros, no tengo que gritar 60’ minutos para demostrar que tengo carácter.  Me faltó haber tenido un Darío Rodríguez o alguien de fútbol que me respaldara ante los dirigentes. Me echaron sin haber perdido dos partidos seguidos. La gente que maneja el fútbol debería tener otra capacidad. No se pueden dejar llevar por estas cosas”.

Finalización de su contrato: “Estoy agradecido a Jorge, pero no estoy de acuerdo con la decisión. Cuando arranqué con el auto no sabía si me iba a dar una chance más, o me iba a echar. Empezó a hablar y me di cuenta que me iba a echar. Futbolísticamente se estaban viendo cosas, debutaron 5 juveniles, no había problemas de lesiones como sí anteriormente, salvo el tema de Urreta. 12 de 27 es puro verso, es sacado de contexto, no me echaron por los puntos. Analizando el campeonato, si le ganábamos a Wanderers quedábamos a un punto. No tengo idea el porqué de la decisión, deberían preguntarle a Barrera. Me hablan de inexperiencia, pero la utilizaron para criticarme cuando técnicos con experiencia tuvieron mil errores también en Peñarol. La salida fue un golpe duro, Pablo no lo podía creer, él estaba en Los Aromos, pero sabemos las reglas del fútbol. Me costó mucho despedirme del plantel”.

Incorporaciones: “Me dijeron que estaba la posibilidad de que se fueran 10 jugadores porque terminaban contrato. Post pandemia no trajimos a nadie, porque estábamos convencidos de lo que teníamos. Había un jugador que me encantaba pero no era el momento de ponerlo, después lo pusieron, pero lo estábamos preparando y necesitando puntos no es posible probar.  Si no  cambiás se quejan de eso, si cambiás te dicen que no encontrás el equipo. Cuando llegamos, Giovanni González y el Tito estaban casi vendidos, por eso pedí un lateral y un zaguero. Hoy es fácil criticar, pero tiene un porqué. A Urreta sí lo pedí, él quería jugar, pero ligamos mal y se lesionó. Juan Acosta y Gary Kagelmacher llegaron por esas posibles bajas. Terans vino y rindió, Vadócz conmigo jugó y rindió. A Robert Herrera lo traje antes que a Gary, planificando todo el año. Teníamos una gran cantidad de partidos, y no contaba con mucho conocimiento de los juveniles que había al principio, había que armarse bien. A Bravo lo utilicé contra Cerro, luego lo puse fuera de puesto. La culpa no es de él, pero el tiempo no nos permite esperar a los jugadores a veces, es un buen jugador, pero no pudimos darle continuidad. Sobre Denis Olivera, tiene un potencial enorme, venía de una larga inactividad. Estas incorporaciones fueron de costo $ 0 para Peñarol, solamente el valor del sueldo. Nos faltó gol, aposté por Xisco, aunque no terminó con los goles que debía tener. Viatri no tiene tantos goles en Peñarol, y yo necesitaba goles. Viatri es bueno pero juega afuera del área. No me arrepiento de la decisión que tomé, si sabía que Xisco no hacía goles, tampoco traía a Lucas porque no era la solución”.

Relación de Pablo Forlán con el plantel: “No pasó nada. Xisco salió molesto contra Danubio, con esa calentura, pero nada más. El fútbol es así. Pablo no tuvo lío con nadie. A los periodistas les gusta ver sangre, se fijan más cuándo echan al técnico, que cómo mejorar, y forman opinión en eso”.

Dirigentes: “Los dirigentes conocen de fútbol, algunos saben, pero se meten en el papel de hincha. Se necesita tener entre el presidente y el técnico, alguien en quien confíes. No me metí en decisiones del club, yo soy el técnico y los roles son importantes en esto, cada uno tiene que saber el rol que tiene que cumplir. Hay que ver los partidos para tomar una decisión, la gente piensa que sabe de fútbol, pero no piensa en los porqué. Nosotros íbamos por un buen camino, no es coherente lo que dicen muchas veces”.

Opinión de la gente: “La gente es hipócrita. A Canobbio lo puteaban de arriba a abajo y ahora dicen que lo tenía que haber dejado, lo mismo con Lores. En Wanderers anduvo bien pero había jugado poco y estuvo un tiempo lesionado.  Cuando jugaba también me decían que no tenía actitud, pero, ¿cuántos jugadores agarraban el penal contra Ecuador en la hora?”.

Forma física: “El Canario (Agustín Álvarez Martínez), cuando llega después de la pandemia, vino con varios kilos de más, y a un jugador joven no le puede pasar eso. Lo mismo le pasó a Martín Correa. Por eso bajó, entendió y ahora tuvo la chance. El Cebolla hizo los trabajos que tenía que hacer. Cuando tenés un jugador profesional, tenés que llevarlo de distinta manera, y al de formativas lo tratás de otra manera. Es así, hay una diferencia”.

Venta de Pellistri: “Me llamó el técnico del United y un allegado importante del club, me pareció un buen destino, es un jugador en formación, que puede jugar. Todavía no es Cavani, pero tiene un potencial enorme para mejorar. En el Campeonato Uruguayo era un jugador desequilibrante pero tiene que mejorar la definición, ser más resolutivo. Tuvimos una charla de una hora con Solskjaer y le transmití todo esto en profundidad, creo que el Manchester es un club para él. Va a tener y va a jugar algunos partidos, pero le dan el tiempo para esperarlo”.

La conformación del mediocampo: “Vadócz, De Los Santos y Trindade, son jugadores de un grandísimo pie los tres. Son de marca, sí, pero también juegan. La gente los ve los domingos, pero yo los veo todos los días. De Los Santos tiene un gran ida y vuelta y un físico por encima de la mayoría, técnicamente es muy bueno y tiene una pegada brutal. Jesús Trindade también, a pesar de que nunca jugó en su puesto. Estábamos un día en el Campeón del Siglo, nos estábamos presentando y llega Jesús. Le  pregunté: ¿De qué jugás? A lo que me responde, yo estaba esperando para hablar. Y le dije, ¿pero cuál es tu puesto, de qué estás para jugar? Y él me dijo, yo soy mediocampista, mi puesto es de volante. Hoy en día es uno de los mejores jugadores en el puesto. Hasta que yo llegué lo habían usado poco ahí, es polifuncional, tiene una muy buena pegada que no se ve porque juega muy lejos del arco, y físicamente es un toro. Contra Rentistas, por ejemplo, fue el jugador que marcó a Olivera, que era el desequilibrante y lo hizo muy bien”.

Enzo Martínez de lateral: “Abascal también jugó de lateral izquierdo con Mario, son jugadores que pueden hacerlo. Esos jugadores tienen que tener la capacidad de hacerlo por una circunstancia puntual. Ese partido con Danubio lo empatamos, pero no fue culpa de Enzo Martínez. Nos hicieron el gol en el minuto 91’, no jugamos bien, los primeros minutos tuvimos chances claras y el segundo tiempo fue más complicado. No fue culpa de Enzo, jugó de ese lado y rindió, marcó y estuvo bien parado”.

Rodrigo Abascal: “Rodrigo anduvo bien en términos generales. Cuando estuvimos nosotros, él y Gary anduvieron muy bien. A Godín también le hacen goles, los goles se hacen en el fútbol, eso no se puede evitar siempre. A veces hay mérito del ataque, en el clásico fue de Bergessio, pero si la pelota iba 3 cm por arriba no pasaba nada. Hay que explicarle a la gente que esas cosas pasan y van a seguir pasando. Le pasan a Gary Kagelmacher, le pasan al Tito Formiliano que ahora está haciendo muchos goles y defiende bien, pero capaz que se come algunos goles, porque es fútbol.  ¿Te crees que a Suárez no saben que tienen que marcarlo de otra manera? Los goles se hacen. Bergessio en 90’ minutos no la tocó, pero ganó la posición en un forcejeo. No me justifico y no es que no soy autocrítico, sino que justifico las situaciones de juego”.

Tweet polémico de la cuenta oficial ante su salida: “Me reí de la situación, dicen que no saben quién fue, o fue un hackeo. La gente donde me muevo yo me conoce, alguno capaz que estaba feliz por la salida, pero no se animan a decírtelo, es lógico. Ahora miro los partidos como miraba antes de ser el técnico”.

Año electoral: “No incidió en nada, está todo en armonía, no tengo duda que ahora sigue siendo así. Los dirigentes nos daban la tranquilidad de trabajar en paz”.

Infraestructura: “Se construyó lo que es el gimnasio en Los Aromos, pero faltan cosas. El CAR está muy bien, Los Aromos tiene un problema de drenaje que no permite entrenar cuando llueve e íbamos al CAR, esto sucede desde mi época como jugador, pero tiene un vestuario solo. Yo hice hincapié, y fue la única vez que llamé a Jorge Barrera, diciéndole que necesitábamos un contenedor para poder cambiarnos ahí, y también unificar lo que son las formativas con la primera división, así íbamos más y estábamos más con ellos. Lo hacíamos mucho, más que nada pre partidos, jugando con la tercera. Los dirigentes han ido a los entrenamientos, ninguno duda del trabajo que se hacía. Quien maneja el plantel no es el hincha ni el dirigente. El dirigente debe asumir que el técnico es el que va a tomar las decisiones, no es difícil”.

Malos resultados: “La gente no se caía arriba por un solo partido perdido, ahí si tenés un gerente deportivo que sabe de fútbol, te dice que con Rentistas y Deportivo Maldonado tuvimos la pelota. Cappuccio, el técnico del que fue campeón, después dijo que Peñarol lo sorprendió, hubo demostración. Los resultados no se daban, pero se veía el proceso, había un camino. Fossati perdió 5 partidos seguidos, Cuello perdió 4 partido seguidos antes de que Palma lo cesara, había cierta coherencia”.

Debut como DT en Peñarol: “No fue un error, fue un ofrecimiento espectacular y me pareció bárbaro. En la Selección nunca tuve ofrecimientos para ser parte del proceso. Con el Maestro hay una gran relación. A Peñarol volvería, me gustaría la chance de volver a trabajar, estaría feliz de la vida. No haría futurología, ni creo que me llame Nacional, pero analizaría el ofrecimiento como cualquier otro que me llame porque yo soy un profesional, no pienso en quién me podría llamar y quién no. Llegado los ofrecimientos se verá la integración del cuerpo técnico”.

Decisiones claves: “Los medios me trataron bien, pero cuando justificaban la decisión de mi salida hablaban siempre de los puntos, 12 de 27. Sí,  fríamente es así, pero si ganaba el último partido estaba a un punto del primero. Hubo partidos buenos y malos, como traídas de algunos jugadores que sí, con el diario del lunes te doy la razón. Toda decisión, a pesar de los errores, fue pensada y analizada, por ejemplo en su momento se optó por Xisco sobre Viatri. Si tuviera tiempo y estuviera en el cargo tomaría decisiones con el diario del lunes, pero ya no lo estoy”.