Óscar “Cotorra” Míguez

Óscar Omar Míguez fue de los últimos grandes jugadores que metió el baldío dentro del área penal y la llenó de picardías. Moñas, rabonas, túneles, chilenas, mondonguillos y goles. Nació el 5 de diciembre de 1927 en la zona que nunca abandonó enmarcada por Bulevar Artigas, Martín Fierro y luego Enrique Martínez, Victoria, General Flores y, finalmente Isabela, cuando su padre compró un tambo.

Jugó en el Araicuá y después de un campeonato de menores organizado por Sud América, fichó en los naranjitas durante 1943. En 1948 pasó a la tercera división del Club Atlético Peñarol. El inglés Galloway lo subió inmediatamente a primera, luego de observar sus cualidades técnicas y quedar asombrado por ellas.

Debutó con la selección uruguaya el 30 de abril de 1950 en Río de Janeiro ante Paraguay y fue Campeón del Mundo sin haber jugado, hasta entonces, con Uruguay en Montevideo. Con 28 goles es uno de los mayores artilleros con la celeste en el profesionalismo. Además, es el máximo goleador de Uruguay en la historia de los mundiales con 8 tantos (5 en Brasil 1950 y 3 en Suiza 1954).

Campeón de América en 1956 y 6 veces Campeón Uruguayo con Peñarol (1949, 1951, 1953, 1954, 1958 y 1959) pasó a Sporting Cristal de Perú, retornó para jugar en Rampla Juniors, y luego en Colón F.C.

Fue el goleador del Campeonato Uruguayo de 1948, anotando 8 tantos hasta que se produjo una huelga de jugadores. También fue el goleador del campeonato siguiente (1949).

Jugó en el magnífico equipo de 1949, donde brillaban junto a él Alcides Ghiggia, Juan Schiaffino, Juan Hohberg y Vidal, entre otros. Además fue protagonista en el histórico “Clásico de la Fuga”. Durante su pasaje por Peñarol, Míguez recibió varias propuestas de cuadros europeos para emigrar, pero él siempre priorizó el amor hacia el conjunto carbonero, rechazando todas las ofertas recibidas.

En Peñarol jugó de 1948 a 1959, años en los que disputó 137 partidos y anotó 107 goles. Su impecable promedio fue de 0.78 goles por partido. En la selección uruguaya jugó 39 encuentros y anotó 27 goles entre 1954 y 1959.“Nació sabiendo”, con enorme amor propio dejó para el recuerdo jugadas y goles inolvidables como sus clásicas “chilenas” o “rabonas”. Fue considerado por la prensa, en la final de Maracaná, el mejor centre foward del mundo siendo para los peñarolense un ídolo y genial goleador. Falleció el 19 de agosto de 2006 por una crisis cardíaca. En ese entonces “El Cotorra” tenía 78 años.