Pagó por jugar en Peñarol

Oscar-ChiriminiÓscar Chirimini fue un volante creativo de fines de los años 30 y principios de los 40. Se destacó en Peñarol no solo por su juego, sino por la forma en que llegó al club Decano, rechazando posibilidades del tradicional adversario y cumpliendo su sueño de ser campeón. 

Chirimini nació el 28 de marzo de 1917 en el barrio Reus del sur, en Minas 1033. Fue el primero de 10 hermanos. Comenzó a jugar en el “Ramírez”, junto a Silvestre Palacios, quien más adelante fuera futbolista aurinegro. Enfrentó a equipos como Olivol, Dryco y Johnny Walker. También practicó básquetbol en Welcome, donde fue campeón.

Más tarde, Chiquito, como le llamaban sus amigos, jugó en “El Hacha”, club que era una especie de sucursal de River Plate. Con los darseneros debuta ante Central, ganando 1 a 0 con gol del propio Chirimini.

Dos años después disputa el Sudamericano de Buenos Aires con la celeste. En 1939 disputó la Copa América en Perú, juega 70 minutos y convierte un gol. La revancha sería en 1942, el combinado oriental gana el máximo certamen del continente en Montevideo. Chirimini apareció en dos encuentros y dejó su marca en las redes.

Era un entreala (volante creativo o 10), con habilidad y dominio del balón y una pegada excepcional. Durante el Sudamericano, intentaron convencerlo para que pasara a Nacional.  Los tricolores vivían una época dorada,  estaban cerca de lograr el Quinquenio. Pero Chirimini dijo “si me voy de River es para ir a Peñarol”. Era un manya de ley y solo quería cumplir el sueño de vestir la casaca del Decano. Precisamente luego de la Copa América, la institución de las once estrellas mostró interés en Chiquito.

Los darseneros pidieron 5000 pesos por el “insider”, pero los carboneros ofrecían 4500. Oscar decidió cumplir su sueño y jugar en Peñarol, renunció a su porcentaje en la transferencia y abonó los 500 de diferencia para llegar al conjunto aurinegro. Eran tiempos difíciles en tiendas mirasoles, se necesitaba volver a ganar clásicos.

Y en el debut de Chirimini ante los tricolores, las sedas del manya volvieron a triunfar. El 28 de junio de 1942, por el Torneo Competencia, el equipo dirigido por Lorenzo Fernández venció 3 a 1 al tradicional adversario, Chiquito anotó un gol en su debut.

001

Pero la dirigencia de la época estaba desorientada, despidieron a Fernández y se perdió el Campeonato Uruguayo. En un momento donde cada poco tiempo se cambiaban jugadores (actualmente también sucede), los popes mirasoles quisieron transferir a Chirimini. El hombre quería triunfar, “o juego en Peñarol o dejo el fútbol”, comentó.  Eso hizo que la dirigencia lo separara del plantel. Tuvo que entrenar por su cuenta, en una época donde no existía la Mutual de futbolistas profesionales.

Lo quiso comprar el poderoso Fluminense de Brasil, pero el hombre soñaba con volver a vestir la camiseta aurinegra. Un día de verano se disputaba un clásico amistoso en el Estadio Centenario y dos amigos lo invitaron a ir a ver el partido. Estaba en la Platea América y lo vio el entrenador carbonero. Chiquito fue a saludar a sus compañeros al vestuario. Pero para sorpresa de sus amigos, salió a la cancha vistiendo la camiseta de Peñarol. Pensaron que estaba loco, hacía un tiempo que no jugaba, fumaba 4 cajas de cigarrillos por día, creyeron que se exponía al ridículo.

Chirimini demostró su clase y condujo al carbonero a un triunfo por 4 a 2, además hizo uno de los goles. 

En 1945 llegó su revancha, fue titular en el equipo mirasol, formando una delantera conocida como “los cinco enanitos”, Juan María “Solito” Ortiz, Domingo “La Hormiguita” Gelpi, Raúl “Toto” Schiaffino, Chiquito y Ernesto “El Patrullero” Vidal.

Ganaron el Uruguayo con luz, fútbol rápido y con mucho gol. Toto Schiaffino, hermano de Juan Alberto que aún jugaba en formativas, fue la figura del Campeonato y el máximo scorer con 19 tantos.

En 18 partidos lograron 15 triunfos con 60 goles a favor y 19 en contra. En el clásico, derrotaron a los albos 2 a 1 gracias a las conquistas de Chiquito y Schiaffino, al tiempo que en 1946 se dio el lujo de ser compañero de Juan Alberto Schiaffino en su debut.

Fue ante Liverpool, un día en el que los hermanos Schiaffino deleitaron a la tribuna, los negriazules recibieron 8 goles. Chirimini contó una anécdota sucedida en el entretiempo, Obdulio Varlea le dijo al menor de los Schiaffino, “usted también tiene que correr la pelota”, a lo que el joven valor contestó, “si yo la corro, pero usted démela a los pies como se la doy yo”. La personalidad del Pepe quedó demostrada ante el gran capitán.

En ese año ocurrió un hecho insólito en la historia del fútbol uruguayo. Se disputaba el clásico, Peñarol ganaba con comodidad, Chirimini fue expulsado por repeler la agresión de un jugador albo. Obdulio le protestó al árbitro, ingresó la Policía y se llevó detenido al capitán mirasol. El juez estampó en el formulario que él no había echado al Negro Jefe. El partido culminó con victoria 4 a 3 para los carboneros.

Chirimini quedó libre en 1949, en el 50 disputó dos partidos con River Palte y dejó el fútbol. Pero en 1953, “Mar de Fondo”, equipo de su barrio le pidió que los acompañara en los últimos partidos de la Segunda División.

Debutó ante Racing con triunfo por la mínima, siendo el autor del único tanto. Luego vencieron a Miramar 2 a 0 y volvió a convertir. Luego se desgarró y ahí finalmente abandonó el fútbol. El 3 de abril de 1961 falleció por problemas cardíacos a los 44 años.

Oscar Chirimini fue un excelente jugador e hincha de Peñarol, que dejó mucho por el club. Un olvidado que merece un homenaje por su adhesión a la causa aurinegra.

Palmares

  • Campeonato Competencia (3): 1943, 46, 47
  • Torneo de Honor (3): 1944, 45, 47
  • Copa Uruguaya (2): 1944, 45

Clásicos:

01- 28/06/1942 Competencia 3-1 un gol
02- 06/09/1942 Uruguayo 2-3 dos goles
03- 15/11/1942 Uruguayo 0-4
04- 14/02/1943 Amistoso 4-2 un gol
05- 06/06/1943 Competencia 0-1
06- 22/08/1943 Uruguayo 1-2 un gol
07- 26/08/1945 Uruguayo 2-1 un gol
08- 13/09/1946 Uruguayo 1-1
09- 08/12/1946 Uruguayo 4-3 dos goles
10- 08/06/1947 Competencia 1-0
11- 26/10/1947 Uruguayo 2-2

Total: 11 jugados, 5 ganados, 4 perdidos y 2 empatados. Anotó 8 goles y fue expulsado en una ocasión.