Crónica de viaje: Regresamos a Medellín

atanasio-girardot-medellin-colombia-mariano-alvez-01 (2)

La Copa Libertadores marca un nuevo destino para acompañar al Decano. Esta vez nos toca visitar (y volver) a la ciudad de Medellín. Es la capital del departamento de Antioquia, siendo la segunda ciudad más poblada de Colombia con 2.500.000 de habitantes.

columnas-amarillas-negras-medellin-colombia-mariano-alvez-04
Día 1: Llegamos el sábado a la mañana. Nos recomendaron ir en ómnibus (9.000 col = $90 uruguayos) desde el aeropuerto (60.000 col = $600 uruguayos) ya que en taxi nos salía mucho más caro. Al bus demoró casi una hora hasta una parada llamada “Punto Cero” y luego un taxi hasta el lugar donde nos alojábamos.

Medellín nos recibió con mucho calor y un transito terrible, con la particularidad de ver demasiadas motos entre los autos. Las primeras impresiones de la ciudad nos resultaron muy familiares, ya que todas las columnas están pintadas de amarillo y negro debido a que llevan cables de alta tensión.  

Al mediodía partimos en metro hacia el Centro. Visitamos el Palacio de la Cultura, el museo de Antioquia y la plaza de Botero, donde se encuentra una colección permanente de obras donadas por el artista. El Centro es una locura, hay mucha gente, mucho ruido, vendedores por todas partes, en especial de jugo y refrescos helados, que son muy consumidos debido al intenso calor.

bandeja-paisa-medellin-colombia-mariano-alvez-19Almorzamos un plato típico llamado “bandeja paisa” compuesto por chicharrón maduro, banana frita, arroz, huevo, palta, porotos, etc… UNA BOMBA!

Colombia es un país muy futbolero y Medellín en especial. Nos cruzamos con varios hinchas del Atl. Nacional, quienes afirman que es el equipo más popular del lugar. En la calle son mayoría por lo que pudimos ver. Están muy confiados por el momento que están pasando. En el torneo doméstico van segundos a un punto del líder Junior y por la Copa llevan 6 puntos sobre 6 jugados. Ayer sábado le ganaron 2 a 0 a Boyacá Chicó, con la particularidad de que quienes compraron la entrada para este partido también podrán ingresar al encuentro contra Peñarol el próximo martes.

Tras el recorrido, tomamos el metro para volver y poder ver el partido contra la IASA. Hicimos dos paradas y nos desalojaron del tren ya que a pocos metros había un gran incendio. Al final llegamos en taxi, para ver el empate. Para uno que está acostumbrado a ver los partidos en la cancha, le produce un montón de sensaciones raras tener que verlo desde la pantalla, a kilómetros de distancia. Por momentos uno logra sentir algo parecido a lo que sienten miles de manyas desparramados por el mundo en esas dos horas que los hacen acercar un poquito más al país.

casa-del-escoses-medellin-colombia-mariano-alvez-16El dueño del lugar donde nos alojamos -un apartamento con varias habitaciones- es escocés e hincha del Atl. Nacional. En varias partes de la casa hay decoraciones con los colores del equipo verdolaga, una camiseta en la cocina y un poster recordando la Copa Libertadores del 89 fueron los que más nos llamó la atención. Sentimos la sensación de que estamos viviendo en la casa del enemigo, jaja. Se sorprendió al saber que veníamos de Uruguay por el partido de Peñarol.  

Ya visitamos la zona del Atanasio Girardot, un lugar muy pintoresco y tranquilo. El estadio se encuentra dentro de una ciudad deportiva donde hay pistas de atletismo, cancha de basket y varios deportes más. Tiene cerca una avenida donde hay muchos locales para tomar algo y cenar. Recorriendo la zona nos encontramos con un bar llamado “Bar y Carbón”, la parada era obligada, nos quedamos y nos tomamos varias cervezas “Club Colombia” acompañada con una arepa, comida típica del lugar.