¡Qué clase, “Motita”!

Walter Gargano está cumpliendo su sueño de jugar en Peñarol y -en apenas seis partidos- conquistó al hincha aurinegro, que coreó su nombre desde los cuatro sectores del Estadio Campeón del Siglo.

“El Mota” muestra un nivel superlativo en lo que va del Torneo Clausura y, además de darle un orden táctico al equipo a la hora de la contención, maneja los hilos del mismo en ataque.

Tres años de contrato vinculan al volante con el club de sus amores. Hoy, mediante un tiro libre, el vertical derecho evitó su primer grito de gol con la camiseta de Peñarol.

El romance:
Minuto 71; el cuarto árbitro anunció que Gargano salía en sustitución, y al ritmo de “olé, olé, olé, olé, Mota, Mota”, el sanducero se llevó el primer gran mimo del pueblo carbonero.