Peñarol de Vizcaya

barakaldo (4)Nada puede sorprendernos de Peñarol. Esencia, historia, hazañas, gloria… su grandeza es ilimitada. Más allá de estos hitos y el reconocimiento del Club a escala global, muchas veces resulta complejo o -al menos para los jóvenes- puede volverse difícil imaginar el posicionamiento que tiene el Campeón del Siglo a nivel mundial.

Quienes en algún recóndito rincón del mundo tuvieron el privilegio de ser identificados por los famosos colores saben de lo que hablo. Peñarol, más allá de un equipo de fútbol, es una forma de ser y sentir… y sus símbolos, insignias que generan respeto y admiración.

Es imposible trasladar o comparar circunstancias en eras diferentes. Para los que nacimos en los 80, el Peñarol de la década del 60 es una hermosa cadena de anécdotas cargada de gestas y proezas inigualables. Días atrás se fue a tirar paredes con Spencer quien quizás  haya sido el mayor exponente que vistió la aurinegra y, por los formatos de comunicación actuales, probablemente, la mayoría de los que leerán estas líneas tampoco tuvieron la oportunidad de verlo pero sí deben saber que, en la segunda mitad del Siglo XX, el Club del Pueblo y todos sus representantes, dejaron una marca inmensa en el planeta fútbol.

Peñarol es grande y tiene identidad. Esa identificación generó una charla que derivó en una anécdota que sólo estos colores pueden generar.

Sin más rodeos, quiero contarles acerca del Peñarol de Vizcaya. Así se conoce al Barakaldo y lo reza un verso de su propio himno: son tus colores el gualdo (amarillo) y negro, con simpatía te llaman Peñarol.

Barakaldo es un Municipio de Bizkaia (en Euskera) ubicado a unos 11km de Bilbao. En este Ayuntamiento viven unas 100.000 personas; la mayoría de clase obrera; gente humilde y muy servicial. El lugar se caracteriza por haber heredado un perfil netamente industrial, sostenido por la fábrica Altos Hornos de Vizcaya. Tras el cierre de esta industria siderúrgica, los baracaldeses se han dedicado al comercio, turismo y otros servicios.

La AHV, como se conoce a la mencionada factoría, tuvo mucho que ver con los orígenes del Barakaldo Club de Fútbol. Fundado en 1917, esta pequeña gran institución, forjó su historia siempre cerca de su gente y el humo de las fábricas. Sus colores están asociados al carbón (hollín de las chimeneas) y oro (riqueza que otorga el trabajo). El Estadio Lasesarre, ubicado al margen de las vías del tren… demasiadas coincidencias para ser sólo obra de la casualidad.

barakaldo (9)Vaivenes y oscilaciones caracterizan la línea del tiempo del club aurinegro que, en -casi- una centena de años, estuvo tan cerca de ascender a Primera División como de desaparecer. Jugó ligas regionales y hasta en Segunda. Actualmente, el Barakaldo CF compite en la Segunda B del fútbol de España y la tabla indica que ocupa puestos de acceso a playoffs para disputar el ascenso.

En ocasión de un viaje de laburo, tuve oportunidad de conocer de cerca la más que loable realidad del Peñarol de Vizcaya. Un club que, basado en la participación de su pueblo, crece y lucha por sus objetivos. En 2003 inauguraron el precioso y renovado Lasesarre; un Estadio para 8.000 espectadores con todas sus tribunas techadas y un campo de juego envidiable. Ahora se disponen a reclutar la mayor cantidad de socios posible y acaban de superar la barrera de los 2.000 afiliados… dicho por hinchas, funcionarios y directivos: todo a pulmón.

El sábado 5 de octubre disfruté de un partido del Baraka, de local, ante el Peña Sport. Fue victoria 3 a 1 para el “gualdinegro” pero el resultado, más allá de extender un invicto que superó los 365 días, es absolutamente anecdótico. Las imágenes hablan por sí solas, pero deténganse un instante para imaginar el ambiente. Pintoresco y disfrutable, todo gracias a la gente. Era un día especial. Se festejaban 10 años de la reinauguración del ‘Campo’. El ambiente de fiesta se podía percibir en la calle y las ‘gradas’: banderas por todos lados y aliento incesante.

Conocí mucha gente durante los 90 minutos de partido y el tercer tiempo… de todos tengo un grato recuerdo; me recibió el cantinero, un fenómeno; luego Gustavo, el Jefe de Prensa, me invitó a ingresar a la tribuna popular y, como en el Centenario, me ubiqué cerca de los más ruidosos, los integrantes del “Avispero Sur”… me hicieron sentir como uno más. En el deambular por la tribuna recibí el saludo de varios integrantes del Colectivo Gualdinegro (la mayor agrupación de hinchas), entre ellos, César “el escocés” Sánchez, integrante de la Peña Peñarol y su hijo Alain, quien lucía orgulloso una bandera del Manya en su espalda. Insólito, increíble. Otro carbonero (Nicolás Alonso), hoy Arquitecto, en su periplo por Europa durante el famoso viaje, también estuvo en Barakaldo y le envió 2 banderas.

barakaldo (12)Y así transcurrió la tarde… un intercambio increíble de vivencias vinculadas a 2 colores que cargan una mística incomparable. Basta con vestir una camiseta amarilla y negra para ser parte de la magia.

Por último, y para coronar semejante experiencia, días después, intercambié banderines y conversé con Alberto Romero, Presidente del Barakaldo, con quien compartí el post-partido y una entrevista imperdible en la que nos cuenta -a todos los amigos de Padreydecano-, la historia del club, el origen de sus colores y lo que conoce de Peñarol. 

¡AUPA BARAKALDO! Sin lugar a dudas, un fiel representante de la esencia de los colores. 

Todo quien quiera conocer más en profundidad a esta increíble institución, hermanada con Peñarol por tantas cosas, puede visitar su web oficial.