Maradona y Peñarol

Diego Armando Maradona reconoció en Fox Sports Radio su simpatía por el Padre y Decano del Fútbol Uruguayo. “Soy hincha de Peñarol hasta la muerte. Quien me tenga que decir algo que me lo diga en la cara, que no hable a mis espaldas”. El astro argentino mencionó las negociaciones de 1997 cuando estuvo cerca de llegar a Peñarol. “Me hubiera encantado jugar en Peñarol pero no fue por mí ni por un problema económico”. También tuvo unas palabras para el Cr. Damiani, de quien se siente orgulloso por haber compartido grandes momentos. “Un viejo amigo el viejo Damiani, Q.E.P.D”.

El martes 3 de setiembre, en el marco de una reunión de clubes de Sudamérica, a excepción de los argentinos, y ex jugadores, el periodista Martín Charquero subió una foto del evento donde se ve al 10 regalándole un habano al delegado aurinegro Jorge Barrera. “De un hincha de Peñarol a un hincha de Peñarol” dijo Maradona.

maradona-barrera

Maradona junto a Barrera. Foto: Martín Charquero

En 1996 Maradona ya se había vinculado de alguna forma al oro y carbón. Tras disputar un partido a beneficio de la hermana de Diego Forlán, apareció esta histórica foto en la que se lo ve tirado sobre la cancha con un gorro aurinegro en la cabeza.

maradona-gorro-peñarol

En 1997 el mejor jugador de fútbol de la historia, para muchos, estuvo cerca de ponerse la camiseta más grande del mundo. Según titulaba La Nación en aquel año, Peñarol aprobó la contratación de Maradona: El pase del ex capitán del seleccionado argentino y de Boca Juniors está muy cerca de concretarse al club uruguayo. En la nota se detalla que había algunos asuntos a arreglar. “Ya existe acuerdo por el precontrato entre Peñarol y el Multimedios, representado por Hugo Jinkis. ¿Qué resta para que la operación quede sellada, aparte de las firmas de rigor? Que Peñarol y Maradona lleguen a un entendimiento sobre el régimen de preparación y entrenamientos. Ese parece ser el punto clave, ya que en la cuestión económica no habría trabas. El club carbonero no está dispuesto a darle al 10 la concesión de entrenarse cuando y donde quiera, privilegios muy defendidos por Maradona”.

El por entonces vicepresidente Juan Pedro Damiani había declarado: “no podemos aceptar que un jugador llegue con el bolsito recién un rato antes del partido. Todo tiene sus límites”.

En su contrato se estipulaba:

  • Por un año. No sólo jugará la Copa Libertadores, sino también en el campeonato uruguayo, que arrancará en la primera semana de marzo.
  • Un sueldo de 10.000 dólares mensuales y un porcentaje de las recaudaciones cuando se supere la venta de 15.000 entradas. El compromiso de participar en 10 amistosos, con un cachet de U$S 500.000 cada uno. De esa suma, Peñarol se quedará sólo con el 10 por ciento y el resto se lo repartirán Maradona y el Multimedios.
  • Fijará su residencia en un barrio privado de Carrasco, donde vive Carlos Aguilera, amigo de Maradona. Se le darán pasajes abiertos a Buenos Aires para él y su familia.
  • Cláusula de rescisión unilateral en favor de Peñarol en caso de incumplimiento de contrato.

Según La Nación, los contactos comenzaron en la cena posterior al partido a Beneficio. “Maradona le dijo al empresario Jorge Chijane, integrante del grupo de Paco Casal: “Avisale a Paco que quiero jugar en Peñarol”. A Maradona lo atrae el desafío de jugar por primera vez una Copa Libertadores, algo inédito en su extensa carrera. Pero también tiene una espina clavada que la compartió con Juan Pedro Damiani: “No me puedo retirar habiendo errado cinco penales consecutivos. Quiero algo grande y Peñarol me puede dar esa oportunidad”. 

URUGUAY MARADONA SOCCERFinalmente Diego Armando Maradona no recaló en Peñarol. Según Clarín, a Maradona no le habían caído bien las exigencias: “A mí no me van a apurar como a un novato -dijo muy molesto-. Hablé ayer a la tarde con Damiani y estaba todo bien. No sé qué pudo haber pasado, pero para mí que se les cayó algo y le quieren echar la culpa a Maradona. (…) “Yo no coqueteo con nadie. A Boca le dije que no porque tuvo tiempo suficiente durante el verano (…) a mis 36 años no voy a ir a entrenar todos los días, por más que sea Peñarol, Boca, Liverpool o el Milan”.

Su último contacto con Peñarol fue el 24 de junio del año 2000 en el partido despedida del Pato Aguilera. Tras un golazo de tiro libre, toda la Ámsterdam lo ovacionó “Maradooooo, Maradooooo” luego de que el astro argentino le dedicara el gol a la hinchada de Peñarol.

Etiquetas: