Libertadores femenina: con la frente en alto


Foto: Twitter @femeninoCAP

Peñarol finalizó en la tercera posición del grupo A, en lo que fue su presentación en la Copa Libertadores femenina 2019.

En el debut, Peñarol tuvo un comienzo difícil, ya que debió enfrentar a las últimas campeonas de la competencia, el equipo de Atlético Huila, que partía como favorito en el grupo.

Las carboneras empezaron ganando 1 a 0 el encuentro, y aunque el resultado final fue 2 a 1 a favor de las colombianas, fue un resultado más que positivo teniendo en cuenta las distintas realidades de los planteles. A pesar de las desventajas que da nuestro fútbol, el equipo aurinegro propuso planteos inteligentes que acortaron distancias.

El gol de Peñarol, fue un golazo, lo hizo Jemina Rolfo, de volea abriendo el marcador.

Enorme esfuerzo colectivo de todo el equipo.

El segundo encuentro fue frente a Colo Colo, las chilenas son un equipo que siempre es protagonista en este tipo de torneos, incluso fueron campeonas en una edición y tienen varias finales en su trayectoria.

Si bien en el partido Sofia Olivera fue una de las figuras, Lourdes Viana se destacó con dos goles desde larga distancia, el primero de ellos de tiro libre.

En la previa un empate 2-2 con este equipo era un buen resultado, pero Peñarol mereció la victoria, más que nada por la forma en la que llegó al empate el rival, tras un penal inventado por la jueza, que terminó también expulsando a dos jugadoras aurinegras en la misma incidencia (Stefany Suarez y Sofía Olivera)

La fase clasificatoria terminó con una derrota frente a Cerro Porteño en lo que fue un partido parejo, que se definió a falta de 5’ minutos para el final. 1 a 0 el marcador final para un encuentro que nuevamente tuvo una jugadora carbonera expulsada, esta vez Ximena Velazco en el minuto 88’ de partido.

Una nueva experiencia internacional que suma para un equipo, que va en busca del tricampeonato en lo local, que además le aseguraría nuevamente estar en esta competición para el próximo año.

Más que digna actuación de Peñarol que, a pesar de las desventajas previas con las que cuenta nuestro fútbol amateur, se plantó frente a algunos de los rivales más fuertes del continente y representó los colores de buena forma, dejando la vida en cada encuentro.