Homenaje a Alberto Spencer, caballero y goleador

La Asociación de ecuatorianos residentes en Uruguay (ADEU), homenajeó a Alberto Spencer Herrera, por ser una gloria del fútbol ecuatoriano, latinoamericano y funcionario diplomático del servicio exterior ecuatoriano. El evento contó con la presencia de personalidades destacadas del Club Atlético Peñarol, y se vivió un momento de emoción en la distinción al más grande goleador de la Copa Libertadores de América.

Alberto Spencer no fue solo un eximio delantero; fue representante de su país en Montevideo y el Mundo. Demostrando ser una extraordinaria persona, en el homenaje se presentaron figuras importantes de la embajada ecuatoriana y también allegados al fútbol uruguayo. Como representante oficial de la entidad decana, habló Rodolfo Catino, quien excusó al Presidente Dr. Jorge Barrera, por encontrarse en el exterior. Además se leyó una carta enviada por el Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez.

El vicepresidente mirasol dijo: “El nombre de Alberto Spencer está escrito en las paginas más gloriosas de Peñarol. Quiero decirles que en Spencer recordamos, lo que queremos que vuelva a ser el fútbol, con esa caballerosidad. Tenía un don de gente muy grande”.

El historiador Esc. Daniel Quintana también tomó la palabra y mencionó que “Alberto Spencer me hizo vivir momentos inolvidables, de la sana alegría que es el deporte”. Jackeline Spencer, hija del scorer ecuatoriano, agregó que “mi padre amó su tierra, fue hombre de dos países, porque adoptó a Uruguay. Nunca perdió su patriotismo, yo creo que la muerte no existe y mi padre nos sonríe, su recuerdo lo mantiene vivo”.

Finalmente, el dos veces ex Presidente de la República y actual presidente honorario de Peñarol, Dr. Julio María Sanguinetti, cerró el homenaje: “Me alegra que hayan dicho que soy el presidente honorario de Peñarol, porque del país hubo 44 y del club solo siete”, bromeó. “Tito Gonçalves y Alberto Spencer representan la caballerosidad y los valores del fútbol (…) Una de las mayores hazañas de Peñarol, el 20 de mayo de 1966, cuando fue campeón de América ante River Plate, se dio el gesto de Amadeo Carrizo, quien paró la pelota con el pecho cuando Peñarol parecía vencido. En ese momento, Alberto Spencer comenzó a ser mágico, el gesto sacó a relucir la identidad del deportista y de la institución. Así se forja la identidad del club”.

Para finalizar, Sanguinetti habló del legado de Spencer, su país y Uruguay: “Es hermoso el hermanamiento de Uruguay y Ecuador. Nuestro nacionalismo se basa en la amalgama de todos los orígenes, y Spencer es un ejemplo. Es uruguayo y ecuatoriano”.

Alberto Spencer fue campeón uruguayo con Peñarol en 1959, 60, 61, 62, 64, 65, 67, y 68; de la Copa Libertadores en 1960, 1961 y 1966; de la Supercopa 1969; y de la Copa Intercontinental 1961 y 1966. Durante su prolífera carrera anotó 446 goles.