Génesis Carrasco, la venezolana que hace caños en Peñarol

El pasado domingo en el partido de fútbol sala femenino frente a Basañez, vimos a una jugadora que cada pelota que tocaba generaba peligro. Velocidad, caños, pisadas y gol. Entrevistamos a Génesis Carrasco para conocer más de ella.

¿Qué edad tenés? ¿De dónde sos? ¿Cuándo arrancaste a jugar al fútbol?

Mi nombre es Génesis Carrasco, tengo 21 años y soy de Venezuela. Más específicamente de Barquisimeto, Estado Lara. Me inicié en el fútbol a los 10 años en una escuela de fútbol sala que quedaba por mi casa con el nombre de “Willian Torres”. Con el tiempo se me dio la oportunidad de jugar en el Club Deportivo Lara. Era un equipo de fútbol 11 en el cual disputé 2 finales como capitana y salimos campeonas en una de esa finales. A la vez, también jugué con la Selección del Estado Lara Fútbol Sala, donde logramos dos tercer puestos. En uno de esos torneos, se me entregó un título de máxima goleadora con 13 goles. Luego obtuve la oportunidad de venir a jugar a Uruguay y bueno, aquí estoy.

¿También jugás al fútbol 11 acá? ¿O solo hacés sala?

Bueno, el año pasado jugué con Progreso fútbol 11 donde quedamos campeones de la B. Luego, me enteré de que aquí había liga de fútbol sala y quise intentarlo, ya que me gusta jugar más al sala que campo. Este año, por el momento solo estoy con sala pero estoy yendo a los entrenamientos de River. Si se me llega a dar la oportunidad de jugar, lo hago.

¿Cómo definirías como jugás? ¿Sos más de ataque?

Sí, me considero una jugadora de ataque. Me gusta llevarme el balón para hacer alguna “finta” (amague), ya que soy un poco rápida o hacer cualquier jugada que se me presente. Me gusta mucho hacer caños y estar haciendo pisaditas, creo que así le dicen ustedes (risas). Soy más de atacar, de buscar goles.

¿En Peñarol cómo te sentís? ¿Hace cuánto estás? ¿Se siente la presión del equipo grande?

En Peñarol estoy desde este año. Creo que la presión no me ha pegado, al menos yo no lo he sentido. Espero que no me pegue (risas). Con respecto a cómo me siento, pues me siento muy bien. Las muchachas de equipo me han hecho acoplarme muy fácil al equipo. Debe ser por eso que no me pegó ninguna presión. Cada una de ellas me ha dado su confianza, siempre están para corregirme algún error y darme para adelante. Me gusta mucho porque así aprendo cosas nuevas que no sé del fútbol sala. Al entrar a cada partido, entro a divertime pero eso sí, con responsabilidad.

En cuanto al equipo, ¿cómo vienen? ¿Qué objetivos tienen para esta temporada?

Respecto a eso, gracias a Dios venimos bien. Ganando todos lo partidos. Nuestro objetivo es quedar campeonas pero venimos paso a paso, sin mucho afán preparándonos partido por partido para así obtener resultado positivos.