Crónica de viaje: Melo (Apertura 2012)

Como siempre, cuando juega Peñarol en el interior, estuvimos presentes para hacer una cobertura completa del partido, pero sobre todo para alentar a Peñarol sin importar en qué cancha juegue. Por la 7ma fecha del Torneo Apertura nos tocaba un partido complicado en una cancha complicada, ya que nuestra única visita había sido un empate.

Este viaje a Melo, como la mayoría que hemos hecho, lo hicimos en un bondi contratado por Los Pibes de los Trapos. Salimos bien temprano del barrio Buceo para poder llegar temprano a Melo y hacer una chorizada entre los de nuestro bondi y otros bondis amigos. Viajamos en uno bastante viejo. De chofer teníamos a Luisito; creemos que nunca pudo en todo el camino pasar los 80 kms por hora. Así y todo, como siempre los viajes tienen su encanto, algunas bebidas para compartir y muchas canciones, sobre todo las canciones de viajes, esas que se cantan arriba del bondi y mueren ahí.

Llegamos a Melo luego de alrededor de 6 horas de viaje y fuimos derecho al Parque Zorrilla en busca de los parrilleros donde poder hacer el fuego para preparar los chorizos. El lugar como siempre bien tranquilo, alejado del Estadio, nadie nos molesta (policía) y así podemos disfrutar de un hermoso sol y clima agradable.

Faltando una hora para el partido salimos para la cancha que se ubicaba a 4 o 5 km. Fuimos a la misma tribuna del año pasado, la Eulogio Machado. Creo que se sufrió el calor igual que el año pasado. Esta vez, al no viajar la policía de Montevideo, el trato fue mucho mejor en la puerta. El año pasado recordamos las provocaciones constantes de los policías que habían viajado desde la capital.

El partido se vio como se pudo, entre los trapos y lo baja que es la tribuna la visión no era muy buena. Igualmente pudimos disfrutar de una gran victoria de Peñarol, en una cancha donde muy pocos han logrado los 3 puntos. La salida fue una fiesta con la caravana de más de 9 ómnibus, muchas camionetas y autos.

La ruta a la vuelta estaba complicada por la gran cantidad de vehículos  pero lo peor fue que la policía no dejó parar a ningún bondi en ninguna estación. Recién en José Pedro Varela se pudo parar a comprar bebida y comer algo. Una lástima que por 30 boludos pierdan más de 500 personas que viajaron en ómnibus.