Antonio Pacheco: “Las finales del 2010 las jugué lesionado”

Antonio Pacheco, el máximo ganador en la historia de los Peñarol – Nacional, estuvo en “Fútbol a lo Peñarol” y contó como ve al equipo de Diego López de cara al partido del domingo, entre las casacas tradicionales del fútbol uruguayo.

Quinquenio: “Hace pocos días se festejó el aniversario del segundo Quinquenio. Vaya el saludo a todos los que participaron de ese evento histórico: compañeros, funcionarios del club, directivos y a todos los que hayan tenido que ver con ese triunfo maravilloso. También quiero saludar a la gente, porque en definitiva ellos son uno más en todos los logros peñarolenses, y son los que siempre están”, 

El récord de 28 clásicos ganados: “La previa de un clásico es el partido más lindo. Ojalá que algún jugador de Peñarol rompa el récord, porque es un logro institucional también”.

Clásico parejo: “Como todo torneo, pasan muchas cosas; aunque sean campeonatos cortos. Peñarol tuvo un buen arranque, después trastabilló y ahora hace cinco partidos que viene ganando. Ahora llega preparando de muy buena manera el clásico. En definitiva, el llegar ganando tantos partidos consecutivos, le ha generado retomar confianza a los jugadores. Se van afianzando en su esquema, y después hay que jugar, como todo. El clásico es el partido más especial, el que es más difícil de pronosticar. Ellos también tuvieron traspiés y ahora en los últimos partidos levantaron un poco, va a ser un lindo partido de cara al final del torneo”.

La importancia de como se llega al clásico: “Es importante, no determinante. No es lo mismo como llega Peñarol a este clásico, a como estaba el equipo a mitad de torneo con todas las dudas que se habían generado. El después es muy difícil de pronosticar, porque quedan pocos partidos post clásico, entonces el margen de error se achica. Hay mucho de cuidado, estrategia, planificación. Por sí solo, el partido es tremendamente emotivo; y éste, por todo lo que ha pasado, lo es mucho más”.

Juveniles en Primera: “Son momento de transición. Los juveniles del club empujan para subir, antes era de a poco. Hoy subieron varias generaciones, como la de Pajarito (Federico Valverde). Para todo hincha de Peñarol, es bueno que hayan surgido juveniles y que hoy estén de cara a algo tan importante como un clásico; siendo ellos protagonistas y con nivel, como Matías De Los Santos o Facundo Pellistri. Es espectacular para los hinchas”.

El futuro: “Estoy esperando para cuando surja algo, como todos los que hemos vivido del fútbol. Como todo en la vida, las etapas inician y terminan; la mía como futbolista terminó. Los cursos los hice mientras jugaba; hice el de gerencia deportiva y el de entrenador. Tuve alguna llamada, aunque no muchas, pero no eran lo ideal para mi momento”.

El gol en la final clásica de 2010: “Me acuerdo, tuve que poner la cabeza para que vaya contra el palo. Fue una jugada espectacular de Alejandro Martinuccio por la izquierda, y fue el gol que nos permitió ganar. A los tres días lo coronamos con gol del Vasquito Aguirregaray. En esas finales jugué lesionado, ahora se puede contar porque pasó el tiempo. Yo había sufrido un desgarro en el soleo, previo al partido con Danubio e hice todo lo posible para llegar junto a Germinal López, el staff medico de Peñarol en ese momento. Ellos hicieron todo el trabajo, yo en realidad lo único que hice fue hacerles caso. Por suerte tuve la posibilidad de llegar, medio ahí, medio enclenque. Y lo coronamos con el título”.

La lesión de Cristian Rodríguez: “Me tocó pasar por la misma lesión, es un musculo muy complicado. Es muy interno y cuando lastimas ahí, está en una zona difícil de cicatrizar. No es fácil por la recuperación, sobre todo porque la paciencia es lo que puede al jugador, uno siempre quiere estar. Seguramente al Cebolla le pasa eso, y en el apuro terminas no pudiendo resolver el problema. Vas transitando el día a día con dolor, queriendo estar, y a veces conviene tomarse una pausa. En mi caso se terminaba el torneo, no había manera de no estar. Es un musculo difícil de recuperar”.

Para el pueblo carbonero: “Un saludo inmenso a todos los hinchas de Peñarol, y agradecerles por el cariño y el respeto de siempre. Arriba Peñarol, el domingo con todo”.