José Antonio el “Maestro” Piendibene

nunca más cambió de camiseta. Fue lo que hizo “el pibe de los Pocitos” el día que vistió por primera vez la casaca aurinegra el 26 de abril de 1908. Fue en un encuentro contra el French, jugando de puntero derecho y convirtiendo 2 goles. Ese día el “Maestro” deslumbró a todos. Fue el inicio de una carrera de más de 20 años defendiendo al Carbonero.

José  Piendibene nació el 5 de junio de 1890, en el pueblo de los Pocitos siendo el menor de 8 hermanos,  y falleció el 12 de noviembre de 1969.

Comenzó su actividad futbolística en el Buenos Aires, un cuadro de barrio, para luego pasar a Peñarol cuando tenía tan sólo 17 años. Disputó 506 partidos, convirtiendo 253 goles hasta el día de su retiro en 1928. Hasta el día de hoy cuenta con el record en presencias en los clásicos, sumando 62 encuentros y 26 goles. Es el máximo goleador clásico de la Era Amateur.

Su apodo -Maestro– nació en un partido de la selección contra Argentina, el 29 de octubre de 1911. Los orientales ganaron 3 a 0 con dos goles de Piendibene, y Jorge Brown -fue un experimentado zaguero del poderoso Alumni argentino-  al terminar el encuentro, le dio la mano y le dijo: “Usted es un Maestro, muchacho…”. A partir de ese momento lo bautizaron así.

Con Peñarol, conquistó el Campeonato Uruguayo en 6 ocasiones: en 1911, 1918, 1921, 1924(FUF), 1926 y 1928. En 1918, en la plenitud de su edad, formó parte de un extraordinario equipo que cortó con la racha de 3 Campeonatos Uruguayos consecutivos del tradicional rival.

Con la selección nacional también brilló. Fue Campeón Sudamericano en tres oportunidades: 1916, 1917 y 1920. Integró el plantel en 56 ocasiones, marcando 26 goles (17 fueron contra Argentina).

En 1924 fue nombrado socio honorario del Club Atlético Peñarol y fue abanderado en el cincuentenario de Peñarol.

Han pasado 42 años desde su muerte, el 12 de noviembre de 1969. Así es como recordamos la  extraordinaria trayectoria de un jugador de enorme destreza, quien defendió los colores de Peñarol por más de dos décadas. Era otra época, en el amateurismo, pero hasta el día de hoy, lo inmortalizamos como un “Maestro”.

Histórico gol a Zamora, quien defendía al Deportivo Español: año 1926.