“A Morena lo traemos todos”


La hinchada de Peñarol tiene en su haber hazañas que la engrandecen frente al resto, y que demuestran que es algo más que una parcialidad que acompaña a un equipo a una cancha de fútbol. Peñarol es Pueblo, una cualidad que asegura que cuando se propone algo, lo puede cumplir. Y así es como, entre varios ejemplos, se encuentra la confección de la Bandera Más Grande del Mundo o la colecta para la construcción del Palacio Peñarol. Pero deben de haber pocos casos en el mundo, por no decir el único, en que una hinchada fue la protagonista al repatriar a un jugador y traerlo nuevamente al club de sus amores.

Bajo el lema “A Morena lo traemos todos”, se organizó una colecta para recaudar fondos y poder pagar el pase de Fernando Morena, que tenía un valor de 1 millón de dólares:

[Escuchá la canción]

A Morena lo traemos todos,

Porque todos somos Peñarol

Una hinchada que se juega entera

Por Morena el gran goleador.

A Morena lo traemos todos,

Porque todos somos Peñarol

Y le vamos a mostrar al mundo

Que podemos, podemos,

Podemos traer al Campeón.

La Revista “La voz Peñarolense” de 1981 hace esta crónica de la vuelta de Morena:

Es bueno que se sepa: Fernando Morena, sin nadie que se lo pidiera, cedió posiciones para facilitar el pase. El extraordinario jugador, temible goleador y mejor persona, comprendió el cariño y el sacrificio de su pueblo. Ese mismo pueblo que lo esperaba y acompañó en una multitudinaria caravana. La alegría y la euforia se mezclaron con el llanto de la emoción, de los hinchas de Fernando.

En el aeropuerto de Carrasco, cuando Morena se asomó por el Boeing de Cruzeiro, los hinchas mirasoles estallaron en cánticos y vivas, coreando sin cesar su nombre. Morena retribuyó con su característico saludo. Las gargantas enronquecieron.

Se inició posteriormente la caravana hacia la AUF y después al Palacio Peñarol. Multitud de gente acompañaba el trayecto del ídolo. La gente se sumaba a la caravana. Otros desde las aceras saludaban al genial goleador y Fernando desde el auto que lo llevaba, retribuía parado, con los brazos en alto y visiblemente emocionado.

Al pasar por el Parque Rivera, la caravana se detuvo. Los jugadores de Peñarol estaban practicando ahí, y todos querían saludar al gran Fernando. El primero en llegar fue Manolo Facal, seguido de Álvez, Paz y todos sin excepción se dirigieron para abrazar al gran compañero.

Al llegar a la AUF se tuvo que cortar el tránsito. Impresionante cantidad de hinchas, se seguían sumando a la multitudinaria caravana. Pero la explosión mayor fue en el Palacio Peñarol. Cánticos, emoción, alegría…PUEBLO. Fernando no pudo contener las lágrimas, como él nos lo dijera:

“Yo sé que Uds., la hinchada de Peñarol, no me quiere ver llorar, pero la emoción enorme por este cariño que me brindan es tan grande, que se me desprenden lágrimas de los ojos”.

Posteriormente se dirigió a la conferencia de prensa, en la nueva sede, por la calle Magallanes. Nuevamente la ovación. El pueblo gritaba sin cesar su nombre. Primero habló Washington Cataldi, luego Fernando.

Al terminar la conferencia, Morena fue trasladado a otro sector de la Sede. La hinchada seguía igualmente a “pie firme” agolpada en las inmediaciones, esperando su salida. Hombres, niños, mujeres, todos sin moverse, para tratar aunque tan solo fuera, tocar al gran ídolo del fútbol oriental. Como dijera el “Nando”: “Si yo hubiera imaginado que tanto me querían, jamás me hubiera ido de Peñarol”.

LO QUE DIJO CATALDI

Ha sido la tarea más ardua de mis 25 años de dirigente. Las razones son atendibles: nadie quería desprenderse de Fernando Morena (…) El pago se realizará en tres cuotas: la primera el 20 de mayo en un partido en Montevideo con el Valencia. En ese partido aseguramos 329 mil dólares; 350 mil dólares el año que viene y el resto, o sea 350 mil dólares en 1983.

Ahora tendrá que jugar su partido la hinchada y no tengo dudas que lo jugará, porque ha demostrado que es única en el mundo. Peñarol es pueblo. Por historia, por todo esto que está en la calle.

LO QUE DIJO DAMIANI

Esto es pueblo, esto es Peñarol, una fiesta que demuestra lo que puede el fútbol y un hombre de la trascendencia de Morena. ¡Qué lindo es ver todo esto!

Todos los peñarolenses vamos a tener que ser muy optimistas pensando que vamos a poder concretar definitivamente esta operación. En manos de la hinchada y en su bolsillo está la posibilidad de la concreción definitiva de la transferencia. El esfuerzo de los dirigentes está hecho. Con lo que consiguió el presidente, de ir a España y volver con Morena se ha cumplido. Ahora viene lo más importante, lograr que se quede. El acuerdo está hecho, pero falta el consentimiento del Valencia. El mismo lo darán cuando se firme el aval bancario. La financiación que consiguió Cataldi es excelente, pero tenemos que solucionar la garantía y el pago de la operación. Peñarol tiene un presupuesto de 200 mil dólares mensuales, de los cuales se financia sólo la mitad. ¿Puede entonces Peñarol pagar el pase? De ninguna manera. La parcialidad tiene en sus manos la solución.

LO QUE DIJO FERNANDO

¿Contento, Fernando?

No tengo palabras para agradecer todo esto. Lo de Peñarol es una religión. Nunca imaginé que podía tener un recibimiento de esta naturaleza. Te digo honestamente que si me hubiera dado cuenta de que me querían tanto, me hubiera quedado.

¿Es cierto que cuando conviertes un gol, gritas PEÑAROL?

En Valencia grito gol, quiero darle lo mejor de mí, para que guarden el mejor recuerdo de Morena. La confusión puede venir porque aquí en Montevideo grito ¡PEÑAROL! con todas mis fuerzas, en lugar de gol. Pero en España no lo hice, porque quizá ni a Rayo Vallecano ni al Valencia, los quiero como quiero a Peñarol.

¿El contrato, Fernando?

Hay cosas, como este recibimiento que me dieron, que hacen quedar muchas cosas de lado. Sé del sacrificio de toda la parcialidad. Por la plata no va a haber problemas. Yo con Peñarol siempre me puse de acuerdo.

Sabemos de tu gran disposición para volver a Peñarol.

A mí también me convenía. Cuando se planteó la posibilidad de volver a Peñarol, no dudé un instante. Puse lo mejor de mi para hacerlo. ¡Cómo no voy a querer volver a Peñarol y estar junto a la más grande hinchada! Mirá, mi nombre fue coreado muchas veces, pero como ésta ninguna. Todo el calor, el cariño y el apoyo de la maravillosa hinchada, me hizo sentir emociones, sensaciones muy especiales. Sólo tengo agradecimiento para la querida falange.

¿Podrás jugar el clásico?

El acuerdo establece que quedo a las órdenes de Peñarol el 10 de junio y el partido con Nacional es tres días antes. Vamos a ver si podemos arreglar con los dirigentes del Valencia. Me gustaría muchísimo estar en ese partido. Volver justamente en un clásico. Y si pudiera hacer un gol…

¿En Peñarol ganarías más o menos que en el Valencia?

Mensualmente es prácticamente lo mismo.

Dicen que Roque Máspoli te va a convocar para la selección.

Yo con la selección tengo que tener la revancha y la voy a buscar.

Fernando, al agradecerte, recibe una vez más el cariño de toda la parcialidad.

Gracias a LA VOZ PEÑAROLENSE. Dios permita que pueda festejar junto a todos los hinchas con los brazos en alto en todos los rincones del Estadio.

Te esperamos “Nando”.

Y así dejamos al gran Fernando, pensativo, emocionado, agradecido. El muchacho que sabe que es ídolo, por su caballerosidad, por su donde de gente, por su excepcional jerarquía futbolística. Luego de firmar el acuerdo con Peñarol marchaba nuevamente hacia España. A llevar capacidad, goles y posiblemente el campeonato. Para demostrar al mundo que los genis, son genios en todas las partes del mundo. Para que Europa afirme su convicción, que Morena les mostró con realidades, lo majestuoso del fútbol oriental y peñarolense.

Mientras tanto, la hinchada espera que se le marquen los caminos a seguir, para la gran colecta popular. Queremos demostrar al mundo que QUEREMOS Y PODEMOS.

Bono para la operación retorno de Morena