Las palabras, ¿se las lleva el viento?

Foto de Archivo: Últimas Noticias

Muchas veces decimos que las palabras se las lleva el viento pero hay casos en que las palabras quedan grabadas a fuego. Por eso te dejamos un resumen de algunas frases y acciones de este jugador formado en nuestra casa, para que saques tus propias conclusiones y nos ayudes a contestar si las palabras se las lleva el viento o no.

Como todos sabemos, no es la primera vez que este personaje nefasto realiza declaraciones o acciones como las expresadas en la columna de Ulises Laurito, para intentar ensuciar el nombre de nuestro club. Recordado es el caso del año 2004, cuando Peñarol tenía acordada la venta de los tres futbolistas (Bueno, Bizera y Rodríguez), patrimonio de Peñarol y las eventuales discordias que este hecho generó, movidas por los intereses del famoso representante Francisco Casal y el desagradecimiento de estos tres juveniles por aquel tiempo, a los que el club les dio todo.

Así lo narraba Últimas Noticias, en su edición deportiva del 25/1/ 2008:

Todo comenzó el 26 de agosto 2004 con una oferta que Pedro Rocha hizo llegar a Damiani por el pase de Bueno al Mónaco, por U$S 3.000.000, de los que U$S 600.000 eran para el jugador (por el 20%) y además percibiría U$S 66.000 de sueldo. Pero Bueno no aceptó si el pase no lo hacía Casal, que había hecho una oferta que el club consideró muy inferior a la del Mónaco. Tres días después el presidente habló con el jugador y éste explicó a El País que: “Me llamó y le dije, y que le quede claro a él y a todos que si no es por el lado de Casal no me voy”.

Pasadas un par de semanas, entre la Comisión Directiva y el cuerpo técnico (en aquel momento con Aguirre a la cabeza), se resolvió dejar afuera al mencionado jugador del encuentro ante Danubio por la Copa Sudamericana. Bueno dijo a varios medios de prensa: “Lo único que pido es que por favor me dejen jugar. Le pido disculpas a la gente que ofendí sin intención”. Pero a Damiani no lo conmovieron esas palabras: “Habría que preguntarle cómo rehusó a ganar U$S 62.000 mensuales y U$S 600.000 por el pase al Mónaco”.

Aparte de estos conflictos por el club movidos por la codicia y la falta de gratitud, se rumoreaba fuerte en el ambiente que Carlos Bueno también era el generador de peleas y disturbios dentro del plantel, lo que influyó bastante en el rendimiento del equipo, que tuvo una muy mala temporada. Citamos a Últimas Noticias: El 18/11/04 Serna se quejó ante Damiani por declaraciones de Bueno en las que el artiguense decía que Aguirre le daba más oportunidades al colombiano que a él, y el 24/11/04 se rumoreó que en el entretiempo de Peñarol-Defensor Bueno y Aguirre se tomaron a golpes. Para el segundo tiempo salió Serna en lugar de Bueno.

Terminó el 2004, comenzó el año 2005 y los problemas parecían no tener solución. El 31/01/05 Bueno dijo en Las Voces del Fútbol: “No juego sin contrato (en Quito por la copa). El 02/02/05 Damiani le respondió en Ultimas Noticias que “si no juega tendrá que agarrar para las 8 horas”, y en “Peñarol Verdad” dijo: “El único que no vino (por el tema del contrato) fue el señor Bueno. Parece que hay que ir a buscarlo a la casa o mandarle un remise”. Finalmente Bueno jugó porque Casal le dijo que lo hiciera aunque no se arreglara aún su contrato.

Luego de la declaración de rebeldía por parte del club hacia Bueno y los otros dos jugadores implicados, el mencionado jugador habló para los medios, con una frase que quedará para el recuerdo: “Podemos estar dos años sin jugar y el que va a perder plata es Peñarol. Yo arrancaré de cero pero con los dos bolsillos llenos”.

Pasados los meses el club perdió el conflicto en la FIFA y los jugadores fueron transferidos al Paris Saint Germain sin que Peñarol toque un peso por sus pases. Esto generó nuevos problemas: El 09/08/05 Peñarol envió una misiva al París intimidándolo a rescindirles el contrato a los jugadores bajo apercibimiento de iniciar acciones legales por 10 millones de dólares; y el 11/08/05 en El Observador Bueno respondía: “Peñarol que reclame lo que quiera. No queremos que el club (el París) pague porque no quiero que Damiani toque un peso. Él me hizo sufrir y no es que me las quiera cobrar pero no quiero que se apodere de nada de lo que valgo porque para mí no existe más. Soy fanático de Peñarol pero lo que reciban le va a tocar a él y no quiero que le llegue un peso“. Puesto al tanto sobre la intención de Casal de pagarle a Peñarol la oferta original de U$S 4.000.000 por los tres jugadores, Bueno confesó: “Le dije a Paco que la plata que Peñarol iba a cobrar por mí, se la donara a los hospitales. No quiero que toquen un peso de mí“.

No conforme con todo el daño causado a la institución, en Enero del 2008 regresó a Peñarol (previo paso sin gloria por Francia, Portugal y Argentina), y declaró a Últimas Noticias (25/1/2008), en un intento de reconciliación con la gente, “en Peñarol juego gratis”. Conocida fue su actuación en esos primeros seis meses en el club; el técnico que arrancó la temporada, conocido amigo del representante del jugador, decidió incluirlo en un clásico de verano como titular, cederle la camiseta Nº 10 y la cinta de capitán que tantas glorias del club supieron vestir y además lo rodeó de suplentes para que fuera la figura del equipo; esto no sucedió y Peñarol perdió 3 a 0. Convirtió algunos goles en el Campeonato, pero en las finales no apareció y perdimos nuevamente el Campeonato Uruguayo. Finalizado el mismo, llegó el momento de renegociar su contrato. El diario “El País” lo expresó así, bajo el título “Bueno, bonito pero muy caro”: El goleador pretende ganar el doble de lo que Peñarol le propuso extraoficialmente”. Extraoficialmente, se supo que Peñarol estaría dispuesto a pagarle 20.000 dólares por mes pero el futbolista dijo tener ofertas del fútbol turco y ruso por más de doble: unos 50.000 dólares mensuales. Qué lejos parecen quedar esas palabras de tan sólo seis meses atrás, donde declaró que en Peñarol jugaría gratis.

Luego de un año más en el club donde se arrastró en la cancha, se unió a las filas de la Real Sociedad. Transcurrido el año de contrato, debía regresar a Peñarol, pero al parecer esta situación no le gustó mucho. Así declaró en esa oportunidad para la Sport 890 el 16/7/2010: “(…) hasta ofrecí plata para quedar libre (…) me enteré hace dos meses que tenía contrato con Peñarol, me engancharon y ahora estoy acá y tengo que seguir”.

Por estas razones, y muchas más que seguro no forman parte de nuestro archivo; no nos sorprenden las declaraciones de esta persona, que en mi opinión debería ser declarada no grata en Peñarol.

Este tema divide las opiniones entre los hinchas de Peñarol, vos, ¿de qué lado estás?

Etiquetas: