Al ataque con 10 hombres

Peñarol derrotó con facilidad a River Plate por 4-1 en un partido donde el carbonero hizo 3 goles con 10 jugadores en cancha, producto de la expulsión de su Capitán, Cristian Rodríguez. En este artículo analizaremos las jugadas de gol y veremos como siguió atacando el equipo de Leo Ramos con un jugador menos.

El primero

Luego de varios intentos en la primera mitad, y de un gol mal anulado al ecuatoriano Fidel Martínez (segundo en el Apertura), el carbonero consigue un tiro libre peligroso al borde del área que posteriormente terminó en el fondo de las redes gracias al ‘7’ aurinegro.

¿Cómo atacó Peñarol en esa jugada? Con 6 hombres. El ‘Cebolla’ traslado el balón por el centro en cancha rival, Fidel y Maxi Rodríguez esperaban arriba, los dos volantes (Fabián Estoyanoff y Agustín Canobbio) llegaron al área como dos delanteros más y el sexto jugador fue Lucas Hernández subiendo por el lateral. El local tenía muchas opciones en ataque; finalmente el ‘Lolo’ optó por tirar el centro, el cual fue rechazado, pero la pelota cayó en los pies de Martínez quien consiguió la falta. El resto es historia conocida.

El gol ‘maradoneano’ de Gargano

El Capitán aurinegro ya había sido expulsado y Maxi bajó a jugar en la mitad de la cancha. Con 10 jugadores el equipo de Ramos no aflojó e incluso mejoró en ofensiva, aprovechando la mala noche que tuvo la defensa rival.

Apenas unos minutos más tarde del primer tanto, Fidel le da un pase corto a Walter Gargano y quien comenzó una carrera con destino al arco de River. Como se mencionó en el primer párrafo, Peñarol no aflojó y en vez de tratar de cuidarse tras la desventaja numérica en el campo, acompañó al ‘Mota’ con 3 jugadores más (Estoyanoff, Lucas y Canobbio). Curiosamente los dos delanteros se quedaron cubriendo la mitad de la cancha y el mediocampista aprovechó el despiste de los defensores para meterse en el área y definir contra un palo. Una obra de arte.

Walter, el director de la orquesta

El carbonero deleitaba al hincha con su juego (aún teniendo un jugador menos) y Gargano era el centro de la atención. Buscaba estar desmarcado para ser siempre una opción para sus compañeros, era el punto de conexión entre el fondo y el ataque y cerró su noche con broche de oro al dar la asistencia del tercer gol. También hay que destacar el sacrificio que hizo Maxi para cubrir el puesto del ‘Cebolla’.

Nuevamente volvía a atacar con 4 jugadores: Estoyanoff, Canobbio, Lucas y Walter, quien llevaba la pelota y otra vez ambos delanteros bajaban a cubrir el medio. Con su velocidad característica, el ‘Lolo’ le marcó el pase haciendo una diagonal y el ‘Mota’ asistió al ’13’ entre los defensores que reaccionaron tardísimo. Fabián eludió al arquero y puso la goleada en el tanteador.

Debut goleador de Giovanni González

Salió Estoyanoff, entró Giovanni y justo en el primer balón que tocó, lo mando a guardar. Ramón Arias despejó desde el fondo enviando la pelota hacia la defensa contraria, donde solo había un jugador de Peñarol y un error grosero de Agustín Ale dejó al ’20’ carbonero corriendo solo frente al arco. Remató bajo y cruzado poniendo el 4-0, que obviamente no festejó al tratarse de su ex equipo.

Resumiendo: El carbonero en ningún momento sintió la desventaja numérica en la cancha. River ayudó en parte a eso, no estuvo nunca a un nivel como para preocupar al decano. Segundo gol mal anulado a Fidel Martínez, en las dos fechas que se llevan jugadas por el momento; preocupante. Lucas Hernández estuvo presente en 3 de las 4 jugadas de gol, fue una constante opción en ofensiva. Gargano se llevó todos los elogios, por ser el jugador más regular desde que llegó a Peñarol, pero sobre todo por la actuación magistral el pasado domingo.