PyD en el Gran Premio de Piriápolis

El fin de semana clásico, el equipo de Padre y Decano vivió un momento muy especial ya que el auto que sponsoreamos se presentó en el tradicional Gran Premio de Piriápolis. Para nosotros fue todo una novedad ya que ninguno estaba empapado con el automovilismo y fue una experiencia totalmente nueva. Nos alojamos el fin de semana en una casa que su jardín daba para la pista, y vivimos con mucha adrenalina las pruebas clasificatorias. El domingo desde boxes, seguimos paso a paso los preparativos y la carrera. Si bien todos teníamos en la cabeza el partido clásico, lo que al principio pareció ser un fin de semana distendido previo al partido, se terminó transformando en algo pasional. Alentamos al auto con camisetas de Peñarol y paraguas, metiendo fiesta en Piriápolis, al igual que varios otros hinchas que cruzamos en la ciudad y tenían distintivos oro y carbón. Así lo vivimos, acompañamos al auto mientras de a poquito vamos conociendo el mundo del automovilismo.

Carlos Silva, piloto del auto, escribió este mensaje resumiendo la actuación del equipo y la compartimos con todos ustedes:

Quiero empezar agradeciendo a los hinchas de Peñarol por el apoyo al costado de la pista alentando y manifestándose con camisetas, banderas, etc.

Con respecto a la carrera: el sábado por la tarde tuvimos una clasificación apretada. Del 3º al 11º estábamos en un segundo y lamentablemente quedamos en el 10º puesto. Debido a lo apretado del circuito, no era una buena posición de partida pero íbamos a intentar mejorar en la serie clasificatoria.

Es sábado por la tarde y en dicha serie partíamos 5º y debíamos recuperarnos en 6 vueltas. Por la mitad de la competencia logramos pasar en una maniobra muy ajustada a Diego Pessina, actual líder del campeonato y cuando faltaba una vuelta también a Federico Nocito para quedar 3º, pero lamentablemente cuando faltaban nada más que 200 MTS. se rompía el distribuidor, deteniendo el funcionamiento del motor y nos dejaba 9º en la serie. Eso nos obligaba a largar el domingo en el lugar 18.

Llegó el domingo y luego de haber trabajado mucho para mejorar el auto, salimos a pelear y a dejar el alma en la pista. Hicimos una largada cuidadosa para no golpearnos con nadie y empezamos a avanzar.  En la segunda vuelta estábamos 16 y llegó el 1er auto de seguridad, eso nos restaba tiempo para pasar más autos, dimos 3 vueltas neutralizadas y a correr de nuevo. Empezamos a pasar por todos lados desesperadamente uno por vuelta y cuando estábamos 10º entra de nuevo el auto de seguridad por otro despiste. Eso nos colocaba en el puesto 9 ya que el auto que chocó estaba por delante nuestro. Quedaba poca carrera y había que avanzar, hicimos un sobrepaso muy ajustado al final de la recta en el Argentino Hotel y estando 8º quedaban solo dos vueltas. En la última saltamos al puesto 7 y lamentablemente el auto faltando dos curvas empieza con un problema de piñón y corona, producto del castigo por querer avanzar. No nos detuvimos, seguimos andando como podíamos sin importar cuanto más se rompiera (queríamos llegar de cualquier manera) y lo hicimos con el auto que no podía más, pero cruzamos la meta y se plantó. El resultado final fue un 10º puesto que no es lo que fuimos a buscar, ni lo que merecíamos después de la remontada, pero así son las carreras.

Prometemos mejorar para la final del campeonato.

Agradezco nuevamente el apoyo de todos los hinchas de Peñarol que estuvieron a lo largo del circuito y en especial a la página por acompañarnos en todo momento.

Los espero el 1 y 2 de Diciembre para la gran final del campeonato en el Autodromo del Pinar.

                GRACIAS A TODOS.

Etiquetas: