Un final acorde

Peñarol igualó 0 a 0 frente a Fénix en el Parque Capurro, por la última fecha del Torneo Apertura. El aurinegro mostró el rendimiento promedio que manejó en el campeonato, y nunca estuvo cerca de llevarse los tres puntos. Finalizó la campaña con 24 puntos de 45 posibles, magra en resultados y volumen de juego.

Mario Saralegui puso en cancha al mismo equipo que venía de derrotar a Progreso: Kevin Dawson; Giovanni González, Fabricio Formiliano, Gary Kagelmacher, Joaquín Piquerez; Jesús Trindade, Walter Gargano, Fabián Estoyanoff, David Terans, Facundo Torres; y Agustín Álvarez Martínez.

Comenzó un poco mejor Peñarol en los primeros minutos, y tuvo la primera llegada tras un corner de Estoyanoff, que Kagelmacher no conectó bien. A partir de allí, Fénix manejó las acciones, aunque fallando en el último pase. La más clara fue un remate en el travesaño, en una jugada que la pelota rondó el área aurinegra por un largo rato.

Por el lado del Decano, la única jugada clara de gol la tuvo Alvarez Martínez, que definió bien ante la salida de De Amores, pero un zaguero la despejó en la línea, alejando el peligro.

Poco más para destacar de la primera mitad. Al contrario, cuesta resaltar la actuación de algún jugador -algo que no varió en toda la tarde-. Flojo partido de los laterales, que no incidieron en el ataque en ningún momento. Cansino andar del doble 5, que en ningún momento sorprendió y filtró la pelota hacia los delanteros. Los de arriba apagados y bien controlados, con Álvarez jugando muy lejos del área, una función que no le sienta bien.

Para el segundo tiempo, ingresó de arranque Jonathan Urretaviscaya por Fabián Estoyanoff. Al menos en estos primeros partidos luego de su vuelta, el apodo de Rayo parece haber quedado en el tiempo. Nunca explotó su velocidad por la banda y fue bien controlado por Juan Álvez, a quien Juan Ramón Carrasco dió ingreso precisamente para marcarlo.

Minutos más tarde, ingresó Luis Acevedo por Álvarez Martínez. El ex Cerro volvió a tener una tarde para el olvido, donde es difícil rescatar aunque sea un movimiento bien realizado. David Terans fue bien rodeado y no incidió como en otros partidos, perdiendo muchísimas pelotas en 3/4 de cancha.

Facundo Torres, que dentro de lo chato del cotejo había sido el más desequilibrante en el aurinegro, fue bien expulsado por una fuerte falta contra Ángel Rodríguez. Peñarol no volvió a llegar con peligro.

Fénix tomó las riendas del encuentro y tuvo varias oportunidades para convertir, pero entre Dawson, algún cierre de los zagueros y la pésima definición de sus delanteros, evitaron la caída del arco mirasol.

Cristian Rodríguez ingresó por Walter Gargano e intentó colocar pelotas cruzadas a espalda de los laterales, sin éxito. La viva imagen de lo que fue el segundo tiempo, fue el ingreso de Krisztián Vadócz en los descuentos, y el pedido de Mario Saralegui a Kevin Dawson de que no se apurara en un saque de meta.

Así se fue el partido en el Capurro, con un 0 a 0 que terminó siendo hasta beneficioso para Peñarol, por como se dio el encuentro. Mal rendimiento de prácticamente todos los jugadores y una actuación bastante preocupante para lo que se viene. La anual ya comienza a ponerse cuesta arriba y el partido de Libertadores aparece en el horizonte, en tan solo 10 días.

Las incorporaciones se tornan urgentes, y las posibilidades son bastante acotadas, tomando en cuenta que solo pueden ser jugadores del medio local o que estén libres previo al 2 de octubre. Mala planificación de todo Peñarol, que ya sabía esto desde hace meses.

Las próximas dos semanas son claves. Pueden significar el impulso para transformarlo en una buena campaña, o para entregar definitivamente cualquier competición oficial. Hagamos bien nuestra parte.