Primera caída

Peñarol cayó en su visita a Unión Atlética en cifras de 93-87 y dejó el invicto. Luego de estar 21 puntos abajo forzó el alargue y hasta pudo ganar un juego increíble.

En Unión Atlética comenzaron Mayora, Couñago, Massa, Silva y Jackson. En Peñarol iniciaron el juego Álvarez, Zanotta, Wenzel, Alston y Zuvich.

El arranque comenzó con un 6-0 del local que aprovechó las pérdidas del carbonero en el comienzo y le corrió fácil la cancha. Massa desde temprano apareció claro desde el tiro exterior y Jackson muy movedizo en el juego interno. Peñarol mejoró con Zuvich que generó en la pintura y anotó seguido, sin embargo el equipo estuvo muy deslucido y le dificultó mucho la intensidad de la defensa local. Unión Atlética tuvo un mejor cierre ya que encontró triple de Mayora y gol de contraataque, logró un 7-0 en el final y por eso ganó el primer cuarto 19-12.

En el segundo el local siguió mejor parado en la cancha, estuvo fuerte en defensa y ganó todos los duelos en la zona pintada, anuló a Alston y Zuvich. En ataque era más intenso y generó buena rotación desde el perímetro, estuvo muy efectivo y encontró dos triples de Massa y otro de Couñago que le dieron la máxima de 14. El equipo de Castrillón continuó sin respuestas y no hubo soluciones en ataque, no encontró gol en la pintura ni tampoco tiro exterior, donde además hubo porcentajes muy bajos. El entrenador rotó la banca pero no consiguió cambios en el funcionamiento. Asaravicius fue quien revolucionó un poco el juego interno pero los locales seguían muy fuertes en defensa. A poco del final el local encontró dos triples más y estiró aún más la ventaja. Se fue al descanso ganando 41-29.

El tercero el local cargó abajo con Jackson los primeros minutos y se convirtió en figura desde la zona pintada, fue indefendible y le ganó el duelo a Alston, le hizo daño cada vez que jugó mano a mano y se agrandó en el juego. Massa siguió efectivo desde el tiro exterior y no podían con él. El local nunca bajó el ritmo de juego y estuvo en su momento, era más inteligente y sacó la máxima de 21. No aflojó el pie del acelerador y aprovechó el mal momento de Peñarol. El carbonero se cargó de faltas temprano y tuvo muy pocas ideas en ataque. Hubo triples de Pérez y Zanotta que intimaron una reacción, pero en defensa seguía muy flojo y no pararon los triples de Unión. El equipo estuvo muy lejos de su nivel habitual y no le encontraba la vuelta al juego. Se fueron al último cuarto ganando cómodo el local 64-46.

En el último cuarto el carbonero despertó poco a poco y con algo del juego colectivo que acostumbró este equipo. Un Zuvich que se transformó para los últimos 10, agresivo en defensa y en ataque contagió al equipo. Cargó en la pintura y llegó al gol seguido ya que el local bajó los centímetros en el arranque. Asaravicius demostró su categoría y tuvo un gran ingreso ya que pesó en el juego interno y también en defensa. Fue otro que contagió al equipo. Llegaron triples de Álvarez y Zuvich y el rumbo al juego cambió, la diferencia era de 6 unidades con mucho juego por delante. El local se quedó y Peñarol se agrandó en el minuto final donde siguió de largo, Alston apareció en cuenta gotas y hubo un triple de Asaravicius a poco del final que empató el juego. El carbonero ganó el cuarto 31-13 y por eso mandó el juego al alargue en 77.

El alargue comenzó de la mejor manera posible, Alston que jugó un mal partido tuvo su mejor momento en la noche, el extranjero se agrandó y fue clave en la zona pintada. Peñarol sacó 3 de ventaja y cuando tenía todo para cerrarlo cometió malas decisiones. Errores de lectura en las últimas ofensivas le permitieron al local abrir distancia en el último minuto y cerrar el juego en su favor. Preocupante el nivel de los tres primeros cuartos y la mala rotación de la plantilla. Es una derrota que deja mucha tela para cortar.

El goleador del juego fue Santiago Massa con 30 puntos (5/8 en triples) y 4 rebotes. En Peñarol la figura fue Zuvich con 24 puntos y 11 rebotes, mientras que Asaravicius aportó 18 puntos y 14 rebotes.