¿Otra vez Cunha?

Ante la posible designación del árbitro Andrés Cunha para la final de la Supercopa Uruguaya 2019, el hincha de Peñarol enfrenta una preocupación extra-deportiva, ya que vienen a la mente los recuerdos de tantos errores que perjudicaron al Campeón del Siglo, a manos de un árbitro que supuestamente es «el mejor del país».

Algunos de los partidos más recordados:

Peñarol 0 – 1 Cerro (Clausura 2014):

Luego de una victoria frente al Tanque Sisley, Peñarol llegaba en la segunda posición del Torneo Clausura por debajo de Fénix. Los dirigidos por Jorge Fossati debían enfrentar al equipo de Cerro, que se encontraba antepenúltimo en el Torneo Clausura. A los 58 minutos de un encuentro en que Peñarol tuvo mucha rebeldía pero poca efectividad, el equipo cerrense se puso arriba en el marcador. A los 75 minutos del mismo, el juez Andrés Cunha no cobró un clarísimo penal luego de que Claudio Dadomo obstaculizara el balón con ambos brazos. El encuentro finalizó 1 a 0 a favor de Cerro y Peñarol finalizó dicho campeoanto, en la segunda posición por debajo de Wanderers, con un punto de diferencia.

Tacuarembó 1 – Peñarol 1 (Clausura 2015):

Los dirigidos por Pablo Bengoechea en aquel entonces, llegaron a la ciudad de Rivera para enfrentar a Tacuarembó en la tercera fecha del Torneo Clausura. Hasta ese momento, el aurinegro había ganado sus dos primeros encuentros (3 a 0 frente a Cerro y 4 a 1 ante Juventud). El partido comenzó favorable para el Decano, con un gol de Urretavizcaya, a los 9 minutos del partido. Minutos más tarde Aldo Díaz igualó el encuentro. En el segundo tiempo, Peñarol intentaba ponerse arriba en el marcador, cuando un remate de Facundo Rodríguez, que se dirigía hacia el arco de Tacuarembó, impacta en el brazo totalmente extendido del rival. Andrés Cunha entendió que no fue penal, el encuentro finalizó empatado y Peñarol dejó sus primeros puntos en el Torneo Clausura.

Minuto 1:25

Atenas 1 – 1 Peñarol (Clausura 2015):

Llegaba la novena fecha del Torneo Clausura. Peñarol debía visitar a Atenas de San Carlos en el Campus de Maldonado. Durante el primer tiempo, Peñarol fue ampliamente superior al conjunto “carolino”, pero con poca efectividad ya que no lograba abrir el marcador. En un centro enviado al área de Atenas, tras un cabezazo del jugador ateniense, el balón quedó en los pies de Carlos Valdez, que intentó proteger el balón pero no lo logró, luego de que el jugador de Atenas enganchara el pie del “Hormiga” derribándolo en el área. Andrés Cunha, que se encontraba a pocos metros de la jugada, tampoco cobró penal en esa ocasiónon.

Minuto 4:31

Wanderers 4 – 1 Peñarol (Clausura 2016):

Luego de empatar de manera agónica frente al tradicional rival, con un gol de nuca de Marcel Novick, Peñarol debía enfrentar a los bohemios en el Parque Viera. El conjunto mirasol llegaba segundo en el Torneo Clausura por debajo de Plaza Colonia, mientras que en la Tabla Anual se encontraba primero, por encima del tradicional rival que esperaba un traspié del carbonero para que, en caso de vencer a Danubio al día siguiente, igualaral Campeón del Siglo en esta tabla, a falta de dos partidos.

En el primer tiempo, ambos equipos mostraron buen nivel de fútbol pero ninguno logró concretar. A los 27 minutos, Nahitan Nández en el centro de la cancha envía el balón a Matías Aguirregaray para luego correr hacia el área rival a esperar el pase que luego intentó controlar, pero la pelota impactó en el brazo izquierdo extendido de Gastón Bueno, desviando por completo la trayectoria del mismo. Un penal claro que todo el Parque Viera reclamó, pero que el juez no cobró:

Ya casi al final del primer tiempo, Gastón Rodríguez puso el 1-0 para los bohemios.  Al comienzo del segundo tiempo, Andrés Cunha cobra correctamente un penal a favor de Peñarol, que fue convertido por Maximiliano Rodriguez. Minutos después, Diego Riolfo convirtió de cabeza el segundo gol de Wanderers, tras una desatención de la defensa aurinegra, y puso el 2-1 a favor del bohemio. Minutos después llegó el error más escandaloso del partido: un centro cabeceado por Diego Rossi pega claramente en la mano de Gastón Bueno, quien nuevamente cometió un claro penal ignorado por Andrés Cunha. Tras rebotar en la mano, la pelota se fue del terreno de juego lo cual generó un tiro de esquina. Luego de ejecutado el corner, el rechazo de la defensa bohemia ocasionó un contragolpe que finalizó en el 3-1 a favor del equipo vagabundo, sellando prácticamente un partido que, de haberse cobrado alguno de los penales, nos aventuramos a creer que hubiese tenido un desenlace completamente distinto:

Fotografía: Juan Razquin

Segundo penal no cobrado en el partido, previo al tercer gol de Wanderers.

Peñarol 0 – 0 Boston River (Torneo Apertura 2017):

Pasaron nueve meses para que Andrés Cunha volviera a arbitrar un partido del Decano. Existía mucha expectativa sobre cómo sería su actuación ya que contaba con varios antecedentes, plagados de horrores que desfavorecían al equipo carbonero. También significaba su primera visita en un partido oficial en el Estadio Campeón del Siglo. A nivel amistoso, había arbitrado en el partido inaugural frente a River Plate, que pese a no cometer errores en el partido, quedó marcado por un insulto captado por la televisión al final del histórico encuentro.

En la tercera fecha, Peñarol debía enfrentar a Boston River. Hasta entonces, el aurinegro acumulaba cuatro puntos tras vencer a El Tanque Sisley y empatar con Liverpool en Belvedere.  Peñarol sin mucha claridad en el ataque, buscaba abrir el marcador. En un centro de Lucas Hernández dirigido hacia el área de Boston River, Lucas Cavallini fue inmovilizado, jugada que debió terminar en penal para el carbonero. Un tipo de penal que rara vez es cobrado, pero penal en fin. La equivocación más grande llegó en el segundo tiempo, cuando un centro al área de Boston River se vio frustrado tras pegar en el brazo totalmente separado del cuerpo del contrario, enviando el balón al tiro de esquina. A diferencia del penal del primer tiempo, que puede ser más comprensible por lo particular de la jugada, en esta ocasión el árbitro no cobró un claro penal. Minutos después, otro centro enviado al área de Boston River, que esperaba en este caso Lucas Cavallini, terminó en otro penal sin cobrar, tras ser desestabilizado por el rival en pleno salto.

Estos errores constantes arbitrando a Peñarol generaron que Andrés Cunha, quien es considerado el mejor árbitro del país, no volviera a arbitrar al carbonero por un año y dos meses.

Liverpool 2 – 4 Peñarol (Clausura 2018):

Tras la eliminación en Copa Sudamericana, Peñarol debía enfrentar a Liverpool, en Belvedere, por la cuarta fecha del Torneo Clausura. La situación no era la mejor ya que en caso de no obtener la victoria, se especulaba con la generacion de una situació más adversa y  grave, que la pérdida de esos tres puntos, ya que el arbitro era considerado como candidato a viajar a Rusia, para cumplir labores en el mundial de fútbol profesional.

Peñarol comenzó ganando 1 a 0 con gol de Gabriel Fernández, tras un centro de Ignacio Lores. Hasta ahí todo normal, pero en el segundo tiempo durante un contragolpe aurinegro que encabezaba el autor del gol, y tras eludir al primer rival, el «Toro» fue derribado dentro de área, generando así  un nuevo penal no cobrado. En esta oportundiad, afortunadamente, Peñarol derrotó a Liverpool 4 a 2 y el error de Andrés Cunha no afectó en la obtención del bicampeonato. De todos modos, desde aquel partido, Cunha no volvió a dirigir al aurinegro.

Los números de Andres Cunha frente a Peñarol:

Andrés Cunha arbitró al Carbonero en 20 partidos, de los cuales ganó 9, empató 6 y perdió 5.