Mi obsesión…

Como dice la ya conocida canción “La Copa Libertadores es mi obsesión”

En este año la Copa nos enfrenta a un grupo muy duro, más que en los últimos años; incluso algunos lo llaman “el grupo de la muerte” de esta edición. Pero lo mismo se decía de nuestro grupo, en aquella sorprendente Copa de 2011, dónde Liga de Quito venía de ser campeón e Independiente de ganar la Sudamericana, además de un Godoy Cruz de sorpresiva campaña en el siempre competitivo fútbol argentino.

Volviendo al presente, nos encontramos en un grupo en el que los rivales, por características naturales como la altura, por la historia o por presupuestos muy superiores, van a ser duros obstáculos en el camino hacia octavos de final, para el conjunto aurinegro.

Liga de Quito

El conjunto ecuatoriano tiene historial negativo contra Peñarol. Registra 4 partidos perdidos y solo 2 ganados. El último, fue victoria de Liga por 5 a 0, en Ecuador. En su historia, su mejor participación fue la que lo llevo a coronarse campeón de América, por única vez, en 2008.

De momento, llega al debut copero como líder del futbol ecuatoriano, con cuatro fechas jugadas acumula tres victorias y un empate. Integran el plantel con los uruguayos Carlos Rodríguez (ex Peñarol) y Rodrigo Aguirre, mientras que el DT es el también compatriota, Pablo Repetto.

San José de Oruro

El equipo boliviano, que viene de conquistar el Torneo Clausura de su país en 2018, tendrá el primer choque histórico contra el Campeón del Siglo XX, en esta edición copera.

En el que es el certamen más importante de clubes Sudamericano, su mayor conquista fue un pasaje a octavos de final, en seis años disputándolo. Con sus primeras diez fechas disputadas del torneo local, se ubican 6tos, a ocho puntos de la cima.

Flamengo

Por último, nos toca el que parece arrancar como favorito el grupo, este grande de Brasil, que también tiene historial negativo cuando le toco enfrentarse a Peñarol: tres encuentros perdidos y una sola victoria. La última vez que estos grandes equipos se enfrentaron, fue en el recordado 3 a 2 en Montevideo, por la Copa Mercosur, durante el año 1999, que terminó en una trifulca en el campo de juego.

Su mayor gloria continental fue en el año 1981, cuando lograron el título de Campeones de América. Este conjunto finalizó el Brasileirão en la segunda posición, a ocho puntos del campeón, Palmeiras. Como refuerzo estrella para esta temporada, el Fla, concretó la incorporación del uruguayo Giorgian de Arrascaeta.

Agustín Oronoz – UdelaR