Juveniles recuerdan la noche de Liniers

Diferentes jugadores juveniles del primer equipo, tercera división y divisiones formativas, recordaron con Padre y Decano la clasificación a la final de la Copa Libertadores 2011 tras el partido ante Vélez, un día como hoy pero hace 9 años.

Facundo Torres: “El partido me acuerdo que lo vimos en casa, mi familia es toda de Peñarol menos mi madre (en ese tiempo), ahora ya es de Peñarol.

Estaban mis primos, mis tíos, mis abuelos, mis padres y un par de amigos. Ese día compramos de todo para hacer la picada y mirarlo en casa, a mí me encantaba ver a ese Peñarol y más que nada a Martinuccio, me gustaba mucho su juego y cómo se complementaban con Olivera.

El partido me acuerdo que fue de locos, nos iba a dar un infarto a todos, la hinchada de Peñarol fue increíble cómo llenó todo aquel espacio del estadio argentino. El momento del gol de Peñarol fue un delirio, todos saltábamos, si rompíamos toda la casa en ese momento no pasaba nada, me acuerdo de una anécdota muy buena de ese momento que fue cuando mi amigo dijo que ya estaba ganado, que con ese gol ya estábamos clasificado y mi padre le dijo que si llegábamos a quedar afuera no iba a venir más a casa. El partido se fue complicando y no dábamos más de los nervios, Vélez nos empató el partido y nos queríamos morir pero el que más se quería morir era mi amigo que había dicho que ya estaba ganado. Llegó el momento del penal y muchos se fueron para no mirarlo, todos nos mirábamos y no entendíamos cómo estaba pasando eso cuando íbamos ganando por dos goles, son las cosas que tiene el fútbol y por eso mismo es tan lindo este deporte, pero Peñarol no podía quedar afuera de esa final, mi amigo volvió a abrir la boca en ese momento y dijo que lo erraba y todos lo miramos con ganas de matarlo, cuando el ‘Tanque’ patea ese penal y lo erra me acuerdo que mi amigo se paró y nos gritaba a todos ‘tomaaaaaaaa, tomaaaaaaa, se los dije para todos ustedes’. Todos nos abrazábamos y no podíamos más de los nervios. Fue un partido increíble y creo que cada uno de los hinchas nos acordamos como si fuera hoy el día del partido, ese partido quedará en la memoria de todos por mucho tiempo más.”

Agustín ‘Canario’ Álvarez: “Después de la fase de grupos fuimos a todos los partidos de local de la Copa a la tribuna Olímpica, mientras que los de visitante los veíamos en casa, como sea los veía con mi padre y mi hermano. El partido contra Vélez lo sufrimos, cuando Peñarol hizo el gol parecía un alivio, que había aflojado todo. Pero después pasó lo que pasó y llegó el penal, sufrimos todos, nos agarramos las manos y no podíamos creer que erró el penal. Cuando lo erró saltamos como locos y cuando terminó el partido salimos a una caravana alrededor de una plaza en San Bautista. Festejamos todos juntos con las banderas tocando bocina, llenos de alegría. Fue algo hermoso, nunca viví algo así.”

Nicolás García: “Me acuerdo más de la locura de los festejos que yo veía. Yo era un niño que todavía no entendía mucho, pero estaba sorprendido con todo lo que movía Peñarol y su hinchada. Todo eso fue una locura.”

Sergio Núñez: “Estuve todo el partido con el corazón en la boca porque era de mucho ida y vuelta, solo teníamos un gol a favor y además estábamos jugando en la cancha de Vélez con toda su gente. Cuando fue el gol de Mier sentí alivio, pero en el momento en que Vélez se pone a ganar ya eran nervios y nervios. En el penal de Santiago Silva lloraba y rezaba para que lo erre, y así fue. Lloré cuando pasamos a la final. Fue la mejor Copa Libertadores que vi.”

Joaquín Machado: “El partido lo vi en casa con unos amigos, fue toda una mezcla rara por cómo se fue dando, al momento del penal del ‘Tanque’ yo tenía una fe de que lo erraba, no me preguntes por qué pero lo sabía y después la historia ya contada. Fue una locura desde los festejos en Argentina como los que hubo acá. La gente de Peñarol está loca.”

Braulio Guisolfo: “Lo viví en mi casa, con mi familia. No tengo recuerdos muy claros porque era chico, pero sí recuerdo el penal del ‘Tanque’ Silva, que pega en el travesaño, y el grito de festejo postpenal.

Ver al Club que soy hincha en esas instancias de Copa Libertadores fue un momento muy lindo de mi vida.”