Nestor Goncalves (h) habló sobre la captación en Peñarol

Néstor Goncalves (hijo), integrante de la captación de Peñarol, habló en Fútbol a lo Peñarol (1010 AM) sobre los métodos de observación y elección de futbolistas a edades infantiles, el caso de Federico Valverde, Diego Rossi y Fabián Píriz.

Desde la cuna: “Cualquier jugador del fútbol uruguayo lleva en el ADN el ganar, es parte de lo nuestro y viene desde el baby fútbol. Antes no había tantos representantes, técnicos y ojeadores. Los jugadores se firmaban en el campito y no había formativas”.

Equipo de trabajo: “No es solo el captador, hay todo un equipo detrás. Hay un club con una infraestructura adecuada, se necesita un respaldo. Los chicos que juegan bien, están vistos por varias instituciones desde el primer día”.

Desarrollo: “No hay una sola persona que sea el formador del jugador, los técnicos continúan la evolución de los pibes. Es todo un proceso con mucha gente trabajando”.

Fede Valverde: “Era increíble cómo resolvía, esa visión del campo, me sorprendía la lectura de juego que él tenía. Sus decisiones me dejaban boquiabierto. Esas capacidades son naturales y cuando encontrás un chiquilín con esas condiciones sabés que tiene mucho futuro. Porque el fútbol se piensa con la cabeza y se ejecuta con los pies”.

Doris (la madre de Federico Valverde): “Por sobre todo está la familia. La madre de Federico Valverde en este caso fue clave para su formación. Ella confió en nosotros, son muchos los actores que tuvieron que ver en el desarrollo del ‘Pájaro'”.

Qué hay que observar: “Lo que uno ve en los chicos de 10 años es la capacidad de coordinación, de resolver los problemas que les vamos poniendo por delante”.

Querer aprender: “La disposición para aprender es fundamental. Valverde iba a entrenar llueve o truene, ojos y oídos bien abiertos. Absorbía todo, le molestaba cuando las cosas no salían. Si viéramos su evolución en una gráfica, siempre sería ascendente y sin mesetas”.

Diego Rossi: “Siempre tuvo una condiciones físicas naturales muy buenas. Una cabeza espectacular, las emociones no lo alteran para nada. Una frialdad necesaria para tomar decisiones en el área”.

Fabián Piriz: “Lo adoptaría por su forma de ser. Un pibe con un liderazgo innato. No tenía las condiciones naturales como Valverde o Rossi, pero unas ganas, un espíritu, una mentalidad ganadora y unas ganas de mejorar impresionante”.

Generación 98: “Estoy muy contento por todos ellos, Santiaguito Bueno que está en Barcelona, Martín Chaves en Brasil, todos ellos”.